Coronavirus trendy y casi en la cuarentena


El fin de semana un amigo me preguntó si debía creer que el coronavirus era real. Le dije que sí, que quizá no moriríamos de ello, pero si era algo real. En mi trabajo, en lo que deciden si cerrar o no, decidieron aplicar una politica de reducir el personal al 50%. Hoy me tocó ser del 50% que no iba a aparecer.  Es raro.

En 2009,  me tocó la epidemia de influenza H1N1, yo iba en segundo semestre de la universidad. Vivía muy feliz en la residencia universitaria y un chica tenía gripa. Me acuerdo que oía en el radio que había una epidemia, pero no escalaba y dos días después ya estaban parando las actividades. Se sentía el miedo. Ese año todos nos vacunamos, compramos cubrebocas, la emergencia pasó y casi casi se nos olvidó todo ese show.


Yo hoy no fui a trabajar, encendí la radio y oi las noticias. Se invita a las personas a cuidarse, y es cierto, tú eres tu responsabilidad, tú te tienes que cuidar, el gobierno no lo hará por ti, el presidente tiene suficiente fuerza moral que no se contagiará y hoy sacó todos sus santos, estampitas, rosarios y escapularios, nombre, ese wey es inmune, pero tú no.
Lo importante es evitar ser foco de contagio. Todo parece indicar que el resto del mundo está consciente de la realidad y busca alternativas para cuidarse.

Aqui en México, es preocupante que escale el numero de brotes, tenemos un pequeño problema, cambiaron el seguro popular que viendo como funcionaba, era el sueño de Bernie Sanders y lo convirtieron en el INSABI, que no tiene ordenamiento jurídico, nadie sabe como funciona, ni que te cobran o a que tienes derecho... entonces, que de la nada tengan que atender miles de personas enfermas suena alarmante.

No podemos llenar los hospitales, no es seguro para nadie, por eso nos toca lavarnos las manos, no llenar lugares, limpiar, cubrimos al estornudar y si conoces a un caso, aislarte y ver que te hagan las pruebas, Tampoco andar causando pánico colectivo en redes sociales.

Es algo real, porque Jair Bolsonaro, presidente de Brasil ya se enfermó, Donald Trump entró en pánico con el chinese virus, que causó la caída del dow jones, entonces se queda sin mucho que presumir de crecimiento economico. China, de donde vino tuvo que admitir que pasaba, y estoy casi segura que a Shi Yin Pin le dolió admitir ante el mundo que tenían una epidemia, con eso a mí me queda claro que es real.

Hoy no me tocó ir a trabajar, no estoy en cuarentena ni nada, pero no sé, fue raro. Me di cuenta que me gusta tener algo que hacer. Osea, si monté mi oficina en el comedor, podía resolver casi cualquier cosa, pero creo que me agrada cambiar de horizontes, moverme en la mañana, preguntar presencial si no sé algo, resolver moviéndome de un edificio a otro. Digamos que tener una razón para levantarme en la mañana.

Lo mejor que pude hacer hoy para empezar a normalizar este asunto, porque si la cosa se pone muy fea va durar un par de semanas esto de encerrarnos. Decidí pararme a la misma hora de siempre, vestirme y armar la oficina en el comedor. Es importante asimilar que no son vacaciones, porque en Italia si lo tomaron como vacaciones y la gente no iba a trabajar o a las escuelas y ¡bam! se contagiaron todos.

Pues a mí me queda ver como evoluciona esto, ver que sigue y ojalá alguien con cerebro del gabinete cacheté al presidente, me da pena la opinión internacional que tienen de este wey.




















Publicar un comentario

0 Comentarios