Zombies de transporte público

Últimamente he estado apunto de chocar con gente en el transporte público, no chocamos por que yo me fijo, uno hasta cara de sorpresa hizo, otro venía leyendo el periódico, de plana grande en escaleras y una  después de casi chocar conmigo estuvo apunto de caer por la escalera.

Gente, absorta en algo más mientras se traslada en el transporte público es algo que va en aumento, son un peligro. El otro día iba con Toño rumbo a los andenes, y casi tropecé contra un tipo que venia viendo su celular, ahí concluimos que parecen zombies. Osea no están comiendo cerebros, pero ciertamente se mueven como unos.

Creo que a veces es fácil apagar el cerebro y dejar los pies en piloto automático,todo el mundo lo ha hecho alguna vez, en temporada de finales me pasaba.

Ya es muy normal ver gente que literalmente va mandando mensajes de texto mientras baja la escalera y además se ofende cuando chocas con ellos.

Hay otra forma de ser zombie, es ponerse los audífonos y ya, en general los audífonos con señal de: “no estes molestando” aunque no todo el mundo lo entienda. Ahora he visto gente con sus audífonos cantando dentro de tiendas, que además de emitir alaridos van y se estampan contigo.

La sociedad es muy individualista, eso es un hecho, y pienso que está bien que cada quien ser diferente, pero que no estorben, esa es mi petición.

Ahora, visto desde el punto de vista social, no está bien que la gente literalmente parezca zombies, ¿donde queda el individualismo por el que tanto pelean? no sé, no está bien que deambulen por las calles como sin ilusión, porque si parece que no tienen ilusión, ¿realmente que estará pasando por sus cabezas?

Jimena



2 thoughts on “Zombies de transporte público

  1. Ciertamente. recién leí un breve comentario que sintetiza lo dicho.
    El Consumo no es inteligente, mientras el pensamiento y la reflexión se ahogan en la mal llamada “Era del Conocimiento”. Debería ser como dices, la “Era Zombie” o la Era de la muerte de neuronas voluntariamente, así parece suceder…

  2. Dejo de nuevo otro comentario: En los pasillos del metro he sentido la misma sensación cuando en algunos caminos rurales veía venir una manada enorme de VACAS. Todas sin ver por donde caminan siguiendo solo a la manada, sin dejar pasar ni averiguar nada de su entorno. Las Vacas del metro son iguales, perdón, las ordas de gente en el metro me recuerdan de nuevo que la gente no parece ni siquiera pensar, sino todo lo contrario, seguir una huella, escuchar a través de unos audífonos algo parecido a la música, y sentir al lado a la manada que lo protege y al tiempo empuja a quién se atraviese a su paso… La muerte de neuronas voluntariamente, o el ceder a otros tu voluntad es nuestra ERA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *