Zacatlán de las Manzanas




Para no perder la costumbre, me fui a pueblear. Quería ir a Zacatlan, Puebla sabía que ahí hacen  manzanas deshidratadas y bueno en las guías turísticas se veían bonitos los paisajes y escuché buenos comentarios del pan de Zacatlán. Entonces, resulta que está a dos horas de Pachuca… pues con GPS en mano nos fuimos para allá.

Zacatlán, Puebla, es un pueblo mágico, arriba de la montaña, entonces hace  frío, aunque en un día soleado no se siente tanto. El poblado es famoso por la gran producción de manzanas. Eran tantas las manzanas que empezaron a hacer sidra y vinos de manzana.

Es tanto el furor por las manzanas que hay una manzana de gran tamaño  hecha de azulejos, recordando un poco Antoni Gaudi y su particular estilo arquitectónico.

Es tanta la cantidad de manzanas que tiene el municipio que esta representa el 3% de la producción nacional de esta fruta. Por eso en agosto hacen la feria de la manzana.

Como buen pueblo mágico que es, tiene monumentos llamativos donde tomarse la foto. Ese es el caso del reloj floral. que tiene un diámetro de cinco metros y toca canciones en el día mientras da la hora, que si está correcta, no otros relojes monumentos que tienen un siglo sin funcionar.

En el municipio también se puede visitar el ex convento franciscano. Su fachada es enorme y sobria, porque franciscanos y adentro casi no hay imágenes o pinturas. Incluso se siente fría. El convento fue fundado en 1562 y es considerado uno de lo más antiguos en América.

Cruzando la plaza, literalmente, podemos encontrar la parroquia de San Pedro y San Pablo, del tipo barroco, pero barroco sobrio, digamos que aquí no te ven feo los angelitos con en Tonanzintla (no me gusta el barroco en general). En la entrada podemos encontrar en piedra a San Pedro y San Pablo, un poco deteriorados por el tiempo.

Esta iglesia es ligeramente más pequeña que el convento Franciscano y se construyó después.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ok, además de visitar iglesias, está el palacio municipal, que como en todos los municipios del país, tiene oficinas y módulos de apoyos sociales. Como es pueblo mágico, aquí es donde ofrecen los tours por le pueblo, también estás más cerca de las tiendas de sidra.

  

Nosotros desayunamos en un lugar enfrente de la parroquia de San Pedro y San Pablo, en un segundo piso llamado “La parroquia” sin relación con el de Veracruz o el que está en el centro. Era buffet, si te sientas en la ventana tienes vista directa a ambas iglesias.

El pan de Zacatlán es una cosa inolvidable, digo me gusta el pan en general, pero este tiene un queso dulce en su interior, hace buena combinación. Lo primero que hicimos después de estacionarnos, porque resulta que el pueblito tiene parquimetros que se pagan con el celular, fue comer un pan y antes de irnos fuimos a comprar varios para el camino y días subsecuentes.

Zacatlán no está lejos del DF/ CDMX, por el arco norte, que es de cuota son aproximadamente dos horas y media, aunque por la libre puede ser más tiempo. Digo con el GPS del celular llegas.

Pues ahí les dejo la ruta (porque acabo de aprender a insertar mapas) el pueblo está bonito, hay muchos productos derivados de la mañana y prueben el pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *