Viaje a Morelos

Me fui a Morelos a pasar el puente. En el fondo esperaba encontrarme un camión lleno de federales, al mando único, una balacera, o algo así, pero no, la suficiente paz como para estar un rato meciéndose en la hamaca.

Salimos muy temprano por la mañana, por fin entendí la queja constante de Siul cuando fue a Pachuca, que los cerros secos y mucho frío. Rumbo a Morelos había tanto verde que no parecía  noviembre. Conforme se quedaba atrás la ciudad hacía calor, ni modo, mi chamarra de osito se tuvo que quedar en la cajuela, fue lo mejor.

Llegamos a Cuernavaca, luego de ahí Temixco, al parecer hay balnearios para los turistas. Desayunamos en un lugar llamado “El campestre” decorado como hacienda, piso de azulejo pintado, columnas y arcos, pintura naranja. El éxito de ese restaurante es el pan recién hecho y la mermelada casera de durazno. Regresaría sólo a comer pan con café.

En Acatlipa, fuimos al panteón, creo que es muy poco panteón para tanto pueblo. Al parecer, en México, es un fenómeno que se da en todos los pueblos, ciudades, villas, demarcaciones y así, que todo crece hacia los cerros.

Del panteón, fui a Cuernavaca. Me paseé cual turista con mi cámara en mano. Seguía con la paranoia de que me fuera a salir un enfrentamiento Narco.

image

Caminamos por el Jardín Borda, que ese día había catrinas y vendimia del día de muertos. Incluso en la puerta pusieron una gran calavera.

Seguimos caminando por las calles, sólo viendo a ver que salía, se nos atravezó el Teatro Morelos, una casa de cultura donde exponían catrinas de papel maché y altares de día de muertos, incluso salió uno a Walt Disney.

imageimage

Fuimos a la catedral de Cuernavaca, muestra la evolución de la fe y la colonización de la zona, empezando con una cruz atrial, luego una capillita, toda pequeña, barroca, seguido por una gran catedral con una pileta de agua bendita que le calculo metro y medio de diámetro y frescos en las paredes.  Ya caso saliendo de esos terrenos, está una pequeña iglesia, literal yo creo que caben 30 personas, tipo gótica, sin adornos de ningún tipo, supongo que esa fue la etapa más moderna.

imageimage

Estuvimos paseando por la zona, metiéndonos a los lugares que eran gratis, nos encontramos una feria del libro, ninguna ganga, ya estaba a la venta el libro de Dross, el segundo libro de la Yuya, oriunda de esa ciudad y otros libros de youtubers.

Fue una tarde divertida, el calor fue bastante tolerable, digo para la cercanía con el DF y el único verdadero problema, fueron las picaduras de mosquito, pero no me Chikungunya, para pesar de algunos.

 

Papel picado de Jimena Aguilar Machado en 500px.com

lagartija de papel mache de Jimena Aguilar Machado en 500px.com

jimena




One thought on “Viaje a Morelos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *