La cuarta temporada de Unbreakable Kimmy Schmidth se estrenó el 30 de mayo, cualquier lector asiduo de Punto Wasabi sabe que soy fan de la serie. Obviamente hice mi maratón luego luego. Estás son mis impresiones.

A kimmy la expulsaron de Columbia, y no pudo ser policía de transito por que sigue casada con el Reverend. Esta temporada Kimmy mantiene su optimismo, ya tiene un trabajo de millenial en una empresa de tecnología. Titus no supera a Mickey , Lilian le dio una oportunidad a Arty y Jaqueline se convirtió en la manager de Titus y a ver que sale.

Cada temporada se ha caracterizado por ridiculizar algún tema de moda en ese año, la pasada fue el triunfo de Donald Trump, Ésta se dedica a los encándalos de Harvey Weinstein y el movimiento #Metoo. Kimmy quiere lograr que los hombres tengan algo de respeto por las mujeres, a su manera…

La serie continua siendo muy humoristica. Hay algo que me gusta mucho de la serie y es que crea su propio universo y es consistente, los Yukos, de la primera temporada siguen ahí.  Las medicinas para la concentración e hiperactividad, Andrea, la psiquiatra de Kimmy, tiene playeras.

Mi única queja de esta temporada es que es muy corta. Seis episodios, cuando me acostumbraron a 12.  Según leo, no está terminada, la serie concluirá en enero del 2019 y esta es la última temporada. Espero que sea épico.

El último episodio de lo que me dejaron ver, fue emotivo, creo que Kimmy entendió que ella no tiene que cambiar para adaptarse al mundo, ella puede cambiarlo desde su trinchera y omitiendo la experiencia del Bunker.

¡Ya quiero que sea Enero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.