Un mundo feliz





Hoy hablaremos de la utopía distópica (sí sé lo que significan las dos palabras, no quería sonar intelectual) de Aldous Huxley  Un mundo Feliz.

En una sociedad más avanzada, quizá en dos o tres siglos de aquí, las guerras han sido erradicadas, nadie envejece, puedes dedicarte a ser feliz.

La novela plantea una sociedad que está dividida por características genéticas, los Alfas son mmm la raza superior (ok me empiezo a poner fascista pero así está el libro) luego los beta y así. La historia inicia con Bernard, un alfa que por su estatura podría no serlo tanto. Él tiene tendencia a cuestionarse cosas de la vida.

En esta sociedad, cuando empiezas a preguntarte cosas, lo ideal es tomarse un “zoma”, una pastilla, que yo imagino es como una menta de las que vienen en latitas, que te pone de buenas y se te olvida lo que te preocupaba ¿a que se parecerá?.

En este mundo feliz se fomenta realizar actividades que produzcan placer, porque literalmente no tienen nada mejor que hacer.

Las cosas se ponen interesantes cuando descubrimos a los personajes de tierra salvaje, prueba viviente (literalmente) de que el ideal del mundo feliz en el que estaban no aplica para todo mundo y que el tiempo pasa.

Digo novela utópica distópica porque el mundo sin guerras unificado donde todos son felices es una utopía, obviamente, pero distópico porque no se puede consevir un mundo donde preguntarse cosas, o pensar este mal o sea mal visto, digo actualmente pensar mmm no te hará muy popular, pero en tiempos como los que vivimos es necesario mirar a nuestro alrededor y preguntarse ¿como demonios funciona nuestro sistema económico? ¿que tan blindadas están las estructuras de poder del gobierno norte americano, ¿las cosas podrían ponerse peor con estás reformas estructurales?

Supongo que al final el autor nos quería decir que aunque a veces es bueno distraerse, las realidades están presentes, aunque no las queramos ver.

Lo bueno que viendo el mundo como está falta mucho para que esté en paz y sea necesario buscar formas de entretenerse menos políticas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *