Un día en Pachuca

Fui a Pachuca y ahora soy una turista en la ciudad donde crecí, es extraño, pero sí. Digo todo el tiempo que pasé ahi se me hacía la ciudad con menos atractivos para visitar del mundo, porque lo que la hace especial era lo que yo veía a diario.  Si la última vez que anduve por allá fue hace seis meses y dejé de vivir ahí cuando salí de la prepa, pues es obvio que ya todo lo que me encuentre es nuevo o diferente, entonces, sí, te sientes turista…

image

La primera escala en Pachuca, es la central de autobuses, remodelada hace dos años, dicha remodelación consistió en cambiar las letras de la fachada y ponerle un techo al estacionamiento y mover la base de taxis y camiones más hacia la Central de Abastos. Curiosamente ahí sigue el anuncio de Santa Clara de toda la vida.

La siguiente parada fue Galerías Pachuca, el equivalente a Shibuya 109 de Pachuca, TODA PROPORCION GUARDADA, digo se parecen por las escaleras eléctricas llenas de adolescentes y gente que quiere ser vista ahí… Galerías Pachuca fue escenario de los sucesos de la tienda +kota y los videos de maltrato animal que se volvieron vírales el año pasado, las protestas y todo eso, bueno, ahí pasó. Galerías se reintentó hace como tres años y ahora tiene un Texas ribs y un Tous.
Comimos Sushi en un restaurante en la zona de fast food y hay que admitir que el arroz con curry estaba bueno. Ya hay más opciones de sushi además de Sushito, eso es diferente.

Al día siguiente fuimos al centro, empezando por el Parque Hidalgo. Se parece a lo que recuerdo, pero ahora tienen parquímetros. Incluso nos metimos a los terrenos de la Escuela de Arte.

 

Una foto publicada por Jimena (@jimena_battousai) el

La próxima escala fue el Reloj de Pachuca y ahí si acabé por sentirme totalmente turista, empezando por que nos ofrecieron el tour por el centro. Veamos, el reloj fue donado por el gobierno británico posiblemente cuando la ciudad se convirtió en la cuna del futbol. La administración municipal se dedicó a remodelar las fachadas de los comercios para que se vieran como tradicionales/coloniales, se ve lindo, pero nuevamente, es diferente pero igual a la vez, ósea siguen siendo los mismos negocios, pero se siente diferente.
La plaza del reloj cambió, le pusieron piso de azulejos que se ve todo mugroso. Quitaron los arboles de antes y pusieron unos más chiquitos. Abajo hay un nuevo centro cultural, donde había audiciones a Master Chef de Tv Azteca.

Los Pastes del Billar han proliferado bastante en la ciudad, yo comí uno de papa con carne, sentada en ahí donde el reloj.

Después de recorrer unas cuadras de la calle de Guerrero, la calle del centro de Pachuca donde se supone está todo. Nos fuimos a casa.

Es raro, pintan una cosa y no notas tanto el cambio, pero tiempo después tantas fachadas pintadas, nuevos puentes, el cerro multicolor y ya todo se ve diferente.

image




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *