Crecer suele ser complicado, Tomboy




Tomboy es un cómic autobiográfico por Liz Prince, quien contribuye en las versiones cómic de Hora de Aventura, Un show más y Clarence… tiene sentido. En Tomboy podemos de ver de manera gráfica que ser diferente no es algo precisamente bien visto por esta sociedad occidental.

Este libro llegó a mí cómo parte del programa de Penguin Random House Edición anticipada, digo, por si querían saber. Ok hablemos del texto.

Liz Prince dibuja aquí como fue su infancia y juventud. Nunca se sintió cómoda cumpliendo con la convención social que implicar ser niña: el vestido, los moños, cabello largo, las princesas, hadas, y flores.  Además, creció viendo como las niñas podemos ser muy malas con los demás, el niño te golpea, pero las niñas dicen cosas muy hirientes conscientemente.

Tuvo la fortuna de crecer con unos padres que no le impusieron una identidad de género definida y eso ayudó a que siguiera siendo lo que ella quería ser.

El tema central de esta novela gráfica es la percepción que tiene la sociedad sobre las personas y la capacidad de replicar patrones que tienen los niños y luego jóvenes, a creerlos como un dogma. La metáfora que usan de las esponjas es perfecta en ese sentido.

Una constante en el libro es el ser juzgado, es parte de la realidad a la que nos enfrentamos día con día. Nunca vas a ser perfecta de manera que puedas complacer a todo el mundo, lo único sano que puedes hacer es ser honesto contigo sobre quien eres, aunque sea confuso, al principio.

El libro busca retratar los prejuicios que nos rodean como sociedad. Automáticamente la veían con su look punk/ lumberjack y asumían que era lesbiana. La sociedad tiene moldes muy definidos para lo que es femenino y masculino y salirse de ellos es lo que no parece tolerar, aunque debió ser muy cool ser grunge en los 90´s.

Un punto interesante, que señala este libro es la carencia de personajes femeninos que pudieran inspirar. Sus héroes, mientras crecía eran Luke Skywalker, los Cazafantasmas, incluso Huckleberry Finn. A las chicas había que salvarlas, ¿Por qué querría alguien eso? Claramente no le tocó Mulan, como a mí.

Últimamente la sociedad empieza a no discriminar tanto al diferente, en parte porque ahora el diferente chico niño nerd es dueño de una compañía multinacional que creó en internet codificando en sus tiempos libres o la chica que nada más no podía encajar en la escuela y ahora tiene un imperio de ropa en crecimiento.

La moraleja del libro es ser honesto contigo mismo, apégate a lo que crees y no puedes estar mal por ello, si las cosas de momento van mal, eventualmente se compondrán.

Es un libro de fácil lectura, con diálogos muy claros. Liz Prince captura la confusión y enojo de una manera que te permite empatizar con la Liz más joven, hasta llegar  a un punto donde recuerdas tus vivencias de esa época y te ríes de como terminaste lidiando con ello. La clase de libro que te gustaría leer cuando vas en secundaria, lo único que quieres hacer es escuchar a Nivana en tu discman en el recreo y que nadie te moleste.

No busca ser de autoayuda, pero contribuye a que ratifiques las decisiones que has tomado en la vida.

 

2 thoughts on “Crecer suele ser complicado, Tomboy

  1. ¡Hola! Solo vengo a comentarte para que sepas que también yo reseñé el libro por Edición Anticipada, aunque tuve muchos problemas técnicos 🙁 y tengo mucha envidia de lo bonito que se ve en tu ipad.

    1. Hola, gracias por leerme .
      Sí, fue un relajo leer ese libro, no aparecía completo y ya parecía mucha desconfianza por copyrights.
      Para que que se viera así, nada puse la pagina de la portada y lo estiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *