Temporada de Mudanzas

Después de dos años de vivir en el mismo lugar, toca mudarme. Entonces aquí empieza el camino a eso de los cambios de domicilio.

Un día te notifican que no puedes seguir viviendo en el mismo lugar y dices “bueno, al fin que nunca fue mi casa” lo segundo que pensé fue “¡Que bueno que hice el método Konmarie !, al menos reduje significativamente la cantidad de pertenencias que tengo que llevarme”.

Estos son los avances que tengo hasta ahora

Paso numero 1 Buscar nuevos domicilios candidatos

Primero hay que definir a que zona quieres mudarte. Donde vivo actualmente tiene dos agravantes: se está convirtiendo en boom inmobiliario y está muy cerca de una colonia que solía ser de viejitos, luego se volvió de moda y ahora es zona roja.

Me puse a investigar un poquito que zonas de la ciudad tienen mayor percepción de calidad de vida y con eso medio elegir una opción viable.

Yo decidí que sería mejor algo cerca del trabajo para ahorrar un poco en traslados y si me queda caminando mejor, hasta ejercicio haré.

Paso 2 Definir un presupuesto

Para este paso hay que revisar nuestras finanzas personales, ¿qué es lo máximo que puedes pagar sin vivir de latas de atún todo el mes?

Tengo una cifra máxima en mente y creo que puedo cubrirla si comparto departamento o rento un cuarto.

Paso 3 Definir que quieres exactamente

Después de plantearte un presupuesto hay determinar que puedes pagar ¿Casa? ¿cuarto de azotea? ¿cuarto en casa familiar? ¿departamento? también que quieres. Yo necesito una estufa y lugar donde poner mi lavadora… entonces hay que enfocarse a buscar algo que se adapte a esas necesidades.

Paso 4 Buscar

Pues, está la opción de buscar en el aviso oportuno del periódico, pero eso está en linea, creo que el virtual lo actualizan más seguido.  Hay páginas de Internet donde la gente anuncia sus propiedades y puedes filtrar la información por colonias y precios.

Estuve llamando en la tarde a algunos lugares que se veía bien en internet, primero que nada, cubrían el presupuesto y tenían fotos en el sitio, eso siempre da confianza, porque si el anuncio nada más trae la fachada y dice “el inmueble se renta como está” creo que se descarta por si solo.

El primer lugar donde llamé, me contestó una señora amable que me dio la descripción del loft nada más le faltó el color de las paredes, hasta enumeró los muebles con los que contaría y habló sobre las cualidades de la tarja de la cocina. Me dijo que no podía estacionar mi coche (que bueno que no tengo) que las mascotas estaban absolutamente prohibidas y alabó la cercanía con el metro. Falta ir a verlo.

Luego llamé a otro cerca del metro, el precio y la distancia al medio de transporte fue lo más interesante, bueno y que en las fotos de Internet parecía que tiene jardín. Me contestó un señor gangoso que insistía en que lo llamara licenciado, y además quería que lo fuera a ver en ese momento, algo en la voz del señor me dijo que ese no era el adecuado.

Algo curioso que pasó es que las persona a mi alrededor sacaron su celular, o gadget con internet y empezaron a buscar opciones y enseñármelas, hubo quien se ofreció a conseguirme roomie para que no esté sola y gaste tanto, hasta fiadores se ofresieron y ver  eso me dio un sentimiento de tranquilidad, de que no saldrán tan mal las cosas al final y donde viva estaré bien, porque ya no estaré con mi roomie actual por lo tanto no tendré que continuar viendo su degradación moral porque no recibe ayuda psicológica y eso es un alivio al menos para mí.

Estaba pensando que voy a necesitar cortinas, me había acostumbrado a las persianas pero las cortinas pueden ser un cambio alegre, con estampados que seguro retratarán bien a futuro en el blog. Quizá llegué a un lugar con mucha luz, este cambio parece interesante.

Seguiré reportando nuevos pasos de mudanza de ahora en adelante <(“0”)>

jime



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *