Templo Mayor

Fui al Templo Mayor, el centro de la Gran Tenochtitlan. Lo que se supone maravilló a Hernan Cortes cuando llegó. Donde construyeron encima y ahora por eso el centro del DF se hunde… esos ingenieros.

Me quedé yo solita, viernes a las 12 del día, obvio casi no había gente, vagando por las ruinas. Es extraño pensar que esas piedras eran algo más que piedras apiladas para el divertimento de unos gringos que hablaban del movimiento del 68 en México, unas coreanas que no supe que decían (no tengo que explicar porque) y yo, que francamente me pusieron ahí para pasar el rato. No sé porque daban ganas de brincarse los puentecitos y meterse al fondo de la pirámide, pero no lo hice, no hubiera podido aterrizar con gracia.

Ahí paseando con mí cámara escuchando lo que salía de los audífonos… los Jackson 5 en algún momento. Se sentía la paz.  Caminé tranquilamente tomando fotografías sin que nada me importara y fui feliz. Justo para eso compré la cámara, pero nunca se puede, te dejan atrás y te dicen que tú hermana saca mejores fotografías que tu (pero el que lo dice sólo imprime las mías…) quisiera repetir esa experiencia.

Recuerdo la primera vez que fui al templo mayor. La verdad son recuerdos vagos. Tomamos el metros, hoy asumo que fue en Tasqueña y nos bajamos en Zócalo, sigo adivinando. Íbamos mi mamá, mi abuelo, mi hermana y yo. Recuerdo los asientos verdes del metro (supongo que aun no los actualizaban) iba muy rápido, por más que agarraba el tubo sentía que me iba a caer y cuando nos sentamos creí que me iba a resbalar de mi asiento. Así fue la primera vez que me subí al metro en toda mi vida.

Hace como un año me enteré que desayunamos en el Cardenal. De ahí, caminamos al Templo Mayor. Mi vagos recuerdos hacen que venga a la mente muchos cráneos en ese lugar. Puedo decir que caminamos por las ruinas y vimos cráneos. Yo recordaba más cráneos de los que vi está visita 20 años después.

Ese museo se fundó por lo que salió de la excavación para hacer el metro del DF. Quien sabe que cosas se habrán perdido entre los trascabos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *