Skinny Bitch, una guía rápida para ser vegano

Skinny Bitch es un libro de dietas, escrito por Rory Freedman, ex agente de Ford Models (donde Tyra Banks mandaba a la ganadora de America´s Next Top Model ) y Kim Barnouin, ex modelo. Digo, en esa industria es como forzoso ser delgado… ellas optaron por la dieta vegana y hablan de ello.

El libro está impreso en tinta morada, lo cual me agradó, digo se salía de lo comú, tintan negra hoja blanca, con letra grande, digo tampoco era como que una novela. Esos pequeños detalles vuelven el asunto un poco más personal, da curiosidad y se agradece la tinta morada, como que da una sensación de “te estoy hablando a ti gordita que come chatarra”.

El texto es una guia para volverte vegano, no vegetariano, vegano (más extremo). Habla de temas como los quimicos presentes en la comida y como pueden probocar cáncer y otro tipo de afectaciones.

Los problemas de comer carne animal y otros derivados como la leche y el queso. El conflicto de intereses que existe entre los organos reguladores de salud animal y agricola y las empresas que producen este tipo de productos.

Incluye un capitulo sobre los actos crueles que se cometen contra los animales en los mataderos y rastros incluso trae testimonios de empleados de mataderos y como se les pasó la mano con puercos y vacas.  La tesis de estos capitulos es que comes sufrimiento y estres y por eso estas gordo enfermo e infeliz.

Desacredita la dieta de los carbohidratos y casi todo lo que tiene etiqueta de organico si incluye palabras que no entiendes.

El libro está escrito en un lenguaje un poco agresivo, como si hablaras con un entrenador o una amiga de mucha confianza que te reclama que comes puras porquerias y por eso estás gorda.

Es un libro para reflexionar acerca de nuestros habitos alimenticios y pensar que sirve comer y que no. Su premisa es que comiendo cosas sanas y naturales adelgazaras fácilmente y te sentiras bien y que básicamente no confies en nadie, sólo tú puedes decidir que te hara bien.

No creo que sea muy motivacional el libro.

Ahora, quiero agradecer a Rodrigo quien me prestó su libro y lo que hizo posible esta reseña y que ahora cambie un poco mi lista de compras del supermercado además de que le debo bajar un poco a mi consumo de café.

Jime



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *