Para continuar con la semana dedicada a Hiroshima, hablaremos del libro Sadako and the thousand paper cranes. Un texto dedicado a hablar de la paz en mundo, y como la guerra afecta a los niños.

Este libro, lo leí cuando iba en primaria. Causó una gran impresión en mí ese cuento y pues ahora que Punto Wasabi está conmemorando los bombardeos en esta ciudad y la importancia histórica que tiene el sitio. Además de que China le dijo a Estados Unidos que la situación con Corea del Norte y sus misiles no es algo que ellos puedan controlar, pensé, acordémonos de Sadako.

Sadako and the thousand paper cranes, o Sadako y las mil grullas de papel es un texto de la escritora de cuentos infantiles Eleanor Coerr. Como estaba casada con un diplomático, viajó mucho por el mundo y así en una escala en Japón conoció la historia de Sadako.

Ok, el cuento. Sadako tenía dos años cuando fue el bombardeo de Hiroshima. Vivía cerca del puente (no sé que puente). Ella decía que recordaba la explosión, pero nadie le creía.

A los 12 años, Sadako fue diagnosticada con leucemia. Una amiga le recordó la leyenda que si hacía mil grullas de papel podría pedir un deseo. Entonces empezó a hacer grullas.

Cuando se le acababa el papel usaba las envolturas de su medicina, entonces algunas grullas son muy pequeñas.

La historia de Sadako Sasaki, fue real, tanto que el monumento de la paz de los niños, de Hiroshima fue inspirado por ella.

Ahora, este es un libro infantil, donde dice que Sadako alcanzó a hacer 600 y pico grullas, pero la familia declaró que logró hacer 1400, y estas grullas están dispersas por el mundo en varios monumentos, como el Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, o el memorial del 11 de septiembre.

Sí, las grullas son reales.

Grullas de papel #grullas #grullasdepapel #papercranes #color #origami #color

Una publicación compartida de Jimena (@jimena_battousai) el


Este cuento se puede conseguir en algunas recopilaciones de cuentos infantiles, también en Amazon de manera individual y seguro existe una antología de cuentos de la autora donde venga recopilado. Por su culpa fui a Hiroshima.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.