¿Qué demonios pasó con los CDs?

Salí a pasear con mi papá, después de un desayuno poco ortodoxo  nos metimos a una plaza comercial. Ahí empezó el recorrido por lo inevitable, los CDs ya no existen.

Papá preguntó que si no tenía tiendas de discos esa plaza; señalé una tienda de ropa y dije “Ahí antes había un Mixup. No quiso meterse a Samborn´s a ver discos, supongo que porque inconscientemente sabe que ahí abundan los de banda y mariachi.

En los últimos 20 años, han existido muchas formas de escuchar música, y transportarla. No soy de la generación del walkman, pero ciertamente conocí los casetes y grabe cosas con ellos y luego les grabé encima. En el 2000, , empezaron a llegar los CDs en navidad, tengo muy presente una navidad con “Millenium” de The Backstreet Boys (tenía 10 años, no me juzguen). En ese entonces se oía hablar de la posibilidad de bajar música de internet (cuando internet era como hacer una llamada de teléfono y el router sonaba ocupado cuando te iba mal).

Años después, cuando entré a la prepa, mis papás me compraron un ipod mini azul en un Target. Había que llenarlo de música y traer audífonos todo el tiempo, con Nirvana y Linkin Park. Entonces apareció la forma de tener música gratis todo el tiempo…

Papá y yo seguimos caminando camino a casa, el clima estaba agradable, nos quedamos mirando el mostrador de una librería tenían comics, tazas y un disco triple de Miles Davis le llamó la atención a papá, entramos, recorrimos los dos pisos de la tienda y no encontramos discos, había películas, libros físicos (gracias a Dios) el encargado nos dijo que casi no había CDs.  Salimos de la tienda, y ahi fue donde concluí que ese momento había llegado; el día que casi nadie quisiera comprar discos y las empresas dejaran de invertir en tener suficiente inventario de estos. No creí que fuera tan pronto.

Con la facilidad de descargar música empezaba a parecer ridículo tener que comprar discos si simplemente querías una canción. La banda virtual Gorillaz sacó un libro titulado “Rice of de Oger” que es la supuesta historia de como se juntaron los integrantes de la banda, en fin, aparte de que me entretuvo un rato, de ahí saqué un concepto: con la invención del ipod ya no necesitabas el disco completo, sólo tus canciones favoritas, entonces en el universo Gorrilaz, Murdoc decía que había que crear discos que valiera la pena poner completos en tu ipod y salió Demon days y realmente no puedes discriminar ninguna canción.

Con las descargas ilegales de discos, empezó a perder la industria, se inventaron los CDs protegidos (un relajo para poner la música en tu ipod) . Mientras más perdía la industria, el público buscaba formas de hacerse música gratis, porque por lo menos, para los millenials, si está en Internet es gratis, aunque realmente no sea así, sacaron de circulación megaupload, Ares desapareció Limewire también… En mi caso… empecé a comprar música con apple.

La cuestión con apple, es que la música no es tuya, es como una renta, todo lo que pagaste está en la nube, tienes acceso a el, lo puedes reproducir pero no es tuyo como debería. Luego apareció spotify, en este momento, según yo es la mejor opción para mí y la música de mi vida diaria.

Con Spotify, tengo la música que quiera cuando quiera (mi plan de celular trae spotify ilimitado) tiene un catalogo amplio y puedo mandarme música con mis amigos, discos completos si quiero. Las canciones no me ocupan espacio en el disco duro, ni en el celular. A veces hasta me recomienda música que ni conocía y me gustó descubrir

Hace mucho, intenté hacer que papá probara Spotify, porque ya tiene el catalogo de los Beatles, pues no, es imposible, no porque él no se pueda adaptar, porque bien que le gusta bajar música y como todos, enviruló su computadora. No, el problema para él es la sensación de que la música no te pertenece, ni cajita , ni portada con fotos del artista tiene.  Antes ese razonamiento se me hacia absurdo, pero ya le entendí en sentido. Cuando el internet era malo y mucho antes, cuando el internet era del ejercito americano, la forma de conseguir las letras de las canciones estaba ahí, en el folleto del disco, o del casette o del LP, los comentarios del artista al respecto están ahí. Ahora vez la opinión del artista en Youtube y ya el folletito ese pedió valor, para mí al menos.

Los CDs están casi extintos, pero Los LPs renacieron. Resulta que como es algo retro, eso los pone de moda entre los hipsters, y eso se explica solo. También está el hecho de que el mp3 le baja calidad al sonido, lo mismo pasaba con los cds y el LP, es el que tiene mayor fidelidad, se oye diferente, mejor, es raro…

Siul compró una tornamesa en el mercado de pulgas que se pone en el monumento a José Martí, y consiguió Quadraphonia de The who es otra cosa escucharlo. El problema con los LPs, es que son muy caros $500 pesos como mínimo, pero a estas alturas de la vida, como estoy viendo las cosas, esos van a ser los únicos físicos por un buen rato.

Papá tiene amazon y todos lo discos de jazzistas que quiera los va mandar traer de algún lugar del mundo, con meses de espera. Eventualmente se convertirán en extraños artículos de colección, ojalá no sea como las betas…

Jimena



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *