Porque firmé por un candidato independiente




La verdad es que pienso que esto de los candidatos independientes es un concepto que se pervirtió en casi cuestión de un año. Se convirtió en un mecanismo para  hacer berrinche donde todos los que no fueron seleccionados como candidatos para  lanzarse a una candidatura sintiendo que tienen suficiente fuerza política. Un poco de diversidad se convirtió en un reciclaje más grande de políticos.

Un día me pidieron mi firma para #Marichuy, María de Jesús Patricio Martínez, la candidata independiente que representa al ejercito Zapatista, pero no es Chiapaneca. La di por dos simples razones, tenía curiosidad de ver como funciona la app. No temo que el ejercitó zapatista se quede mis datos personales, el padrón electoral ya está de venta de Amazon…

Tengo que admitir que como pequeña burguesa que soy no comulgo con lo que ella representa, sin embargo se me hace un absurdo apoyar a cualquier otro de los candidatos independientes propuestos. Sonará muy banal, pero no podría apoyar a AmandoRios Piter por sus videos de campaña “Rios Piter se menea” y porque se siente Bernie Sanders, Pedro Ferriz… no sé, no me inspira nada, Margarita Zavala… toda esta campaña es un berrinche porque Ricardo Anaya no la dejó hacer lo que quisiera, y el Bronco, Dios es bronco, el Bronco es lo peor… Lleva 2 años como gobernador y no ha acabado el periodo, ¿que derecho le da? Hasta le arruinó la navidad a los hijos de los policías de su estado haciéndoles el favor de informarles quien es Santa Claus.

El hecho de que un candidato sea independiente, solamente significa que no tiene un partido, no que por ello sea absolutamente bueno o malo, es sólo que no tiene partido y a los hechos me remito, a estas alturas, la victoria del Bronco en Nuevo león, Manuel Clouthier en Sinaloa y Pedro Kumamoto en Jalisco, cualquiera que no haya resultado nominado para el puesto que haya deseado se siente con derecho de jalar agua para su molino independiente.

La firma llegó a mí, no tuve que hacer mayor esfuerza y la verdad me hacía ilusión que los promotores del bronco me la pidieran y no pasara porque se la di a #Marichuy.

Sé que ella no va ganar, quizá ni llegue a la boleta, su apoyo viene de zonas donde la señal del celular es débil, donde un smartphone no es prioridad. Un sector muy subrepresentado en todos los ámbitos de gobierno.

Le di mi firma porque tengo la esperanza de que estas elecciones sean un gran caos, caos que lleve a que se considere legislar la segunda vuelta. Si políticos como Andrés Manuel López Obrador se quejan de que le ganan pero no es legitimo la segunda vuelta sería una certeza, una certeza para no votar por él otra vez y tener un presidente legitimo. ¿Un ejemplo? Francia, por eso no queda Marine Le Penn, la congruencia termina por recaer en alguien.

Me parece que si en México la democracia ya de por si es cara, y no escatiman en gastos ¿que problema habría en tener una segunda elección?  una de dos semanas después de la primera.

Pongamoslo de esta manera tenemos ¿cuantos partidos políticos?

PAN

PRI

PRD

Partido Verde Ecologista de México

Nueva Alianza

Movimiento Ciudadano

Encuentro Social

Morena

PT

Independiente 1

Independiente 2

Y estoy siendo muy generosa con los independientes, ahora ¿cómo demonios dividimos el voto? al PRI podría alcanzarle con su voto duro y las alianzas que tiene, pero aún así queda mucha gente de lado que no se va sentir representada. Casi quien gane lo hará con el 30% y eso no da mucha legitimidad, incluso abre la puerta a mayor inconformidad, investigaciones tardadas, levantar dudas sobre las instituciones.

Si tuviéramos campañas de 2 meses máximo, debates donde no se queden viendo a la edecán, donde se debata con datos, estadísticas y no fotos de quien conoce a quien. Llegar a un primer domingo electoral. Tener los resultados, eliminar a ocho que no gustaron y terminar con 50- 50 que al menos sea lo que la mayoría quizo. Se quejan de que no tienen certeza, bueno, ahora si la tendrían.

Tengo fe que el 2018 nos traiga una boleta retacada de nombres, tantos que en serio se planteen legislar la segunda vuelta. Que ese domingo de segunda vuelta, el abstencionismo sea bajo. Que ya no exista pretexto para hacer alborotos, porque ya no tendrían fundamento. Una boleta retacada nos hará plantearnos que tanto queremos fortalecer nuestra democracia.

No sé que vaya resultar con los independientes, seguro lo comentaré en este espacio, el 2018 todavía no empieza del todo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *