Pnin, una novela de Vladimir Nabokov, y yo siempre digo, Nabovok no sólo es Lolita. Hay más libros, como este. Pnin es la clase de novela agridulce, que en ocaciones da risa y otras solamente te queda meditar lo que acaba de suceder. Como la vida.

Timofey Pavlovich Pnin, Timofey para todos los estadounidenses que lo rodean. Un profesor universitario ruso, especialista en Rusia y su cultura.  Pnin habla mal ingles y no logra diferenciar los anuncios de las revistas con los artículos. Yo imagino que habla como Coloso el X men que sale en las películas de Deadpool,

Pnin es un buen hombre, con mala suerte, despistado y solitario que solamente busca un lugar cómodo, silencioso y en paz donde vivir tranquilamente leyendo e investigando su cultura.

El pobre Timofey vive en un mundo que no comprende del todo, en parte por ser un inmigrante ruso que salió huyendo de los soviets, como la mayoría de los personajes de Nabovok con los que me he topado. Se hace cargo del hijo de su ex esposa, Lisa Wind, de esas inconformes con la vida que no saben que andan buscando.

Cómo Pnin no cabe en el molde de lo que en los 50s/ 60s era el American way of life porque de donde viene las cosas son diferentes, eso hace que no sea un miembro muy querido por la sociedad.

Pnin es un tipo con mala suerte y poca idea de planeación, eso no cambia que sea buena persona y que tú como lector quieras ayudarlo.

Ahora, parte de la magia de esta novela, es la forma en la que está narrada, no hay un narrador omnisciente, es más como los recuerdos del narrador respecto, como lo conoció y lo que lo conocía. Pero hay cierta profundidad en los que le conoce. Es curiosa esta narrativa.

Un dato curioso, Nabovok escribió Lolita al mismo tiempo que está novela, y ambos personajes contratan, Humbert Humbert, es lo que ya sabemos y Pnin es todo lo contrario.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.