Otra de temblores

Anoche sonó la alarme sísmica, la de la calle, esas que cada vez que oigo pienso “Vaya, si queremos ser primer mundo”. No sé, son confusas. Dan sentimientos encontrados.

Estaba sentada en el sillón viendo la tele, cuando escuché algo que parecía una alarma sísmica, apagué la tele y seguía el ruido. Tomé mi bata y me salí. No tiene mucho que vi imágenes del terremoto del 85 y pensé, “No sé si aquí es zona de riesgo, para que averiguo.” Me salí corriendo.

La zona de seguridad de donde vivo, no parece la más segura, digo es la banqueta del edificio, todo bien, y hasta anoche, no había notado que hubiera tantos cables, de luz, teléfono, Internet, y alguna otra cosa, es más, descubrí que hay un poste casi en la puerta. Digamos que en uno fuerte, no me sentiría realmente segura.

Me paré junto a la jardinera y vi a mis vecinos salir. En pants, enchamarrados, en pijama, en bata como yo, una tipa salió en calzones y no encontraba donde esconderse.

No temblaba, bueno según el sismológico nacional  si tembló, pero no se sintió nada. Los vecinos y regresamos a la comodidad de nuestras casas. Seguí viendo mis caricaturas y me olvidé de que demonios pasó. Es más, ni chequé twitter.

Su terremoto me quitó el sueño… aunque no se sintió nada,

En la mañana, que puse el noticiero, comentaba que la ciudadanía consideraba que la alarma de anoche fue un error, de esos que te quitan el sueño y así.

Hoy volvió a sonar. De esas veces que estás tranquilamente y sueña y te preguntas “¡Qué demonios?” y todavía pensé en regresarme por mi celular, pero no, fui por el casco de Nef, designado brigadista del área. Me salí rápido. No se sentía nada, supuse que era simulacro o algo.

En la zona de seguridad está todo el mundo , los ve te saludan,  pasa la gente, como nada se mueve realmente , se siente un aire despreocupado. Todo el mundo consulta su celular a ver ¿que fue? ¿de cuanto fue? Yo no, yo cambié mi celular por un casco.

Regresé a mi lugar sólo para darme cuenta que no tenía señal, devolví el casco a su lugar y ahora voy a investigar ¿cómo tramitar mi propio casco amarillo y mi chaleco reflejante? para sentirme poderosa el próximo percance dentro de mi oficina.

jimena

 

 

 




3 thoughts on “Otra de temblores

  1. Estabamos en casa, yo y Lucía, cuando sono la alarma sísmica. Nada de que preocuparse, tome mi cámara fotográfica y bajamos la escalera del edificio. Atrás de nostros varios vecinos hacían lo mismo.
    Esperamos a que se moviera el piso, y nada…. nada, nada!!!!
    Oh decepción, quería algo de acción y no fue ni tantita, pero bueno, el del otro día estuvo ligeramente mejor. En la universidad y con los maestros de la facultad, la intensidad se subió de tono cuando los maestros querían bajar y el Maestro Ricardo (responsable de operativo de temblores, o algo así), no nos dejó. Y ahí comenzó realmente lo interesante que se convirtió en alegato de muchos minutos…. en fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *