Nuevos apuntes sobre el arte contemporaneo

Ya habia dicho una vez que odio el arte moderno, el sentimiento no ha cambiado, detesto ir a un museo y no encontrar nada bello, o que la explicación del autor no me resulte satisfactoria. Peor aún, no saber si son bancas para sentarse o parte de la exposición.

Bajo la primicia que un montón de trapos en un árbol se puede llamar mariposario, al parecer los artistas visuales, plasticos y conceptuales de esta época hacen lo que quieren, porque la regla es no hay reglas (lugar común).  Me frustra no comprender una sala blanca donde se oyen balazos y me enferma saber que pagué por ello.

Hoy venía leyendo en el metro “La civilización del Espectáculo” de Mario Vargas Llosa, un ensayo cuya tesis principal es que la cultura al masificarse vale pierde valor y casi cualquier cosa es cultura, hasta cita noelas brasileñas, bueno, ese no es el punto, el punto es que me dio el nombre del responsable del problema un tal Marcel Duchamp.

Resulta que él dio a entender que no era necesario tener talento. Inventó un concepto llamado el ready made, que ni él mismo encontró una explicación que lo satisfaciera. Es algo así como que no tiene que ser bonito, pero que se quede en tus sentidos, algo asi.  Se fabrica con productos que ya existian. Y luego hizo “La fuente” un minjitorio que expuso en Nueva York. Con esto quiso decir que el artista elige que hacer con la pieza, sea lo que sea porque la creación es un acto de elección.

Supongo que el conceptó se fue transformando en algo como “soy un artista, si lo hago yo es diferentes y es arte” creo que es lo que quería presentar Matt Groening en el episodio de los simpson que Homero no pudo armar no me acuerdo que pero le salio algo con una sombrilla, cemento y piezas de una bicicleta.

Cuando vuelva a ir a una exposición de arte contemporareo pensare que ya nada es como el mingitorio de Duchamps.

jimena

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *