Spread the love

Netflix propone una versión alternativa al libro de la selva, de Disney. Aquí se nos presenta una historia, diferente, con los mismos personajes

La historia sigue siendo la misma, Mowgli es un niño que por asares del destino creció en la selva, Baguira (dato curioso así se llama mi perro) Lo llevó con los lobos de Akila y lo hicieron parte de la manada. Aquí se puede ver un sentimiento de hermandad dentro de la selva.

Hay un equilibrio dentro de la selva, existen reglas bajo las que viven todos los animales y quizá no están escritas pero no se pueden romper. La coexistencia de Mowgli con los lobos podría considerarse como antinatural y bueno, en ambas adaptaciones, Sher Khan… nunca está descuerdo, una constante en ambas adaptaciones.

Esta adaptación es diferente, para empezar no hay cantos, para alguien acostumbrado al oso Baloo, cantando lo más vital… si raro, pero bueno, esa es la programación Disney que tenemos, el fondo el libro de Ruyard Kipplin no tiene banda sonora como tal.

Al no tratarse de un producto Disney, se pueden explorar matices dentro de la historia, nadie es bueno bueno y musical y el malo puede ser verdaderamente malo.

Es interesante como explora la hermanan dentro de la jauría de lobos, como para pertenecer tienes que mostrar que vales.

Este largometraje es parte de una nueva tendencia, de no estrenar películas en los cines, sino directo en Netflix, para seguir cambiando la industria del cine y el entretenimiento.

¿Porque vale la pena verla a pesar de que el CGI es malo? la historia es buena y compensa lo raros que se ven los animales. Es diferente como plantean la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.