Moriras lejos





Hola gente del internet, esta semana leí moriras lejos, otro de la repisa de los no abiertos, una novela de José Emilio Pacheco, con diferentes ubicaciones temporales y espaciales y sin salir de la misma ubicación. Un experimento literario interesante, algo complicado para ir leyendo en el metro.

Un parque que huele a vinagre permanentemente es el lugar donde alguien se sienta a leer el aviso oportuno. eme lo ve por la ventana y despierta su paranoia sobre la identidad del hombre del periodioco.

Enre que alguien se sienta todos los días en la banca del parque con olor a vinagre a leer el aviso oportuno, el autor nos presenta la historia del exodo judio. Cuando los romanos, hastos de los judios decidieron quemarlo y destruilo todo e irse.

El siguiente episodio es el ghetto de Versovia, y las condiciones desgradables a las que fueron sometidos por los nazis, los trenes y los campos de exterminio.

Que uno de los personajes se llame eme, me hizo recordar la pelicula de Fritz Lang, M el vampiro de  Düsseldorf, que era un drama policiaco donde un asesino en serie mataba niños, en plena luz del día. (sí, no es importante, no es algo que explote en mi vida, pero tomé un semestre de cine).

eme, barajea posibilidades de quien es alguien con su periodico, mientras se va acordando de las cosas a las que que se dedicaba en el pasado.

Este libro me gustó por la mágia que envuelve a los dos personajes en el parque huele a vinagre, todas las posibilidades, que te hace dudar de lo que estás leyendo.

El texto cuenta con muchas imagenes algo crudas del holocausto, si afecta sensibilidades al leerlas, pero no con afan de caer en el morbo, entonces no creo que sea un libro recomendado para todo publico.

Es curioso, pero este libro hace mucho que no se editaba en México, apenas lo están volviendo a sacar, era de esos que te encontrabas en las librerías de viejo y decías me debo llevar. Yo creo que con la repetina muerte de Pacheco en 2014 decidieron reditarla. Yo compré la reedición en enero.

Si la leen, comenteme aqui abajo si les gustó, no les gustó o si también se acordaron de Fritz Lang.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *