Los Pasos de López, una sátira de los conspiradores de 1810




Porque hace mucho que no escribo de Jorge Ibargüengoitia hoy hablaremos de Los Pasos de López, otra de esas novelas históricas en tono de parodia del escritor.

Primero que nada, para leer este libro hay que estar familiarizado con la independencia de México, digo para ampliar su disfrute porque cayendo en cuenta de quien o que habla resulta muy divertido. Si no conoces la historia básica de la SEP igual y si te entretiene pues es la historia de unos conspiradores que se la pasaban muy bien, pero la historia de la Secretaria de Educación Pública ayuda.

La novela está narrada en primera persona por un tal Matías Chandón, que no ubico de los pasajes de la independencia, pero seguro en alguien se basó Ibargüengoitia, cuenta la leyenda que le daba por documentarse bastante antes de hacer este tipo de novelas. Lo cambiaron de cuartel y llegó a la ciudad de Cañada ahí en el Bajío que se inventó Ibargüengoitia.

Matías se relaciona con la crema y nata del pueblo, llega a vivir un rato a la casa de los Corregidores del pueblo. Conoce al padre del pueblo de Ajetreo un tal Domingo Periñón (ejem ejem ejem cof cof cof) le presentan a los generales Ontananza y Aldaco y participa en las tertulias de La Casa del Reloj, donde sí, se hacían representaciones teatrales, lecturas de libros, beber té supongo, esas cosas muy comunes en 1800. También iniciaron un movimiento para darle a los criollos el poder, digo hasta se documentaban para la fabricación de armas y todo eso.

Es una novela de fácil lectura, el libro no es de esos de 600 páginas. Es simpático como todo lo que escribió Ibargüengoitia, si no estás familiarizado con la historia de México también es disfrutable.

Esta novela es literalmente lo último que escribió Jorge Ibargüengoitia, la publicó y al poco tiempo se cayó su avión. Originalmente se iba a llamar “Los Conspiradores” pero como que revelaba mucho.

Jime

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *