Lo queda después del Festival

Supongo que lo que queda despúes del festival son un montón de vasos de cerveza en el suelo. Mi experiencia en festivales musicales se limita al Corona Capital, dos para ser exacta, cada uno en condiciones adversas. No sé si sea mi mala suerte, o si los organizadores tienen mala suerte o que pero siempre que voy al Corona regreso con una gripe.

La primera vez que fui a un festival fue en 2014,  cuando se hacía en  octubre. Tenía que ir, se me hacía bastante razonable pagar $1300 pesos (abono de primera etapa cuando no sabes que día va quien) para ver a:

  • Little Dragon
  • Weezer
  • MGMT
  • Jack White
  • Kasabian
  • Damon Albarn
  • Foster the People
  • Beck <3
  • The kooks

Digo más las demás bandas que son más temprano y que son tan indies que no las conoces. Pues ese año llegamos, yo bien emocionada al escenario de Little Dragon, esperando que tocaran Ritual Reunion para irme corriendo a ver a Weezer. Empezó a llover, una lluviesita moderada que se podía combatir con las “capitas” de plastico que salen de la nada cuando empieza  a llover.

Llegó la hora de ver a Weezer, ahí me enfrenté al primer problema de un festival de música y el segundo, casi casi van de la mano:

  1. No acabas de ver sets completos porque otro grupo que quieres ver no tarda en empezar.
  2.  El escenario donde se presenta está bien lejos de donde tú te encuentras.

La lluvia se detuvo y vi a Weezer seca y canté todas y fue genial. Aquí es donde descubrimos los siguientes problemas.

3. Los baños: sólo que pagues $5000 pesos por tus boletos tendrás derecho a baños con agua, si no, te tocan baños portátiles  y fila.

4. Comida: usualmente la comida es escasa y cara.

El Corona Capital se caracteriza por reunir a los hipsters por lo tanto hay que llevar elementos de la cultura hipster para su comunidad, digo esto no es ningún Vive Latino (que cada año tiene un cartel más raro) Los food trucks no pueden faltar y no a precios Condesa, si no otra cosa. En 2014 decidieron implementar la modalidad de pagar con tu pulsera de la entrada. Decidimos que era absurdo y literal lo único que podíamos comprar eran paletas de un carrito.

Empezó a oscurecer, ya venía MGMT y que empieza la tormenta eléctrica, pero yo no sabía que era una tormenta eléctrica porque en el escenario de enfrente estaba Zedd y tenía espectáculo de luces  sonido y fue un gran descubrimiento y sigue en mis playlists.

Fue como si todo el campo se convirtiera en una discoteca, ni sentías la lluvia… y se acabó y de golpe volvimos a la realidad. Honestamente yo no sabía que fue una tormenta electrica hasta el día siguiente que vi en las noticias.

Evidentemente cáncelaron a MGMT y nos evacuaron del Autodromo. Fue una salida deprimente, todos mojados, lentos molestos , en la lluvia, enlodados, reclamando.  Para subirse al metro… digamos que esa noche nadie pagó.

Aquí viene otro de los grandes problemas de los festivales.

5. Transporte: El metro de la Ciudad cierra a las 12, los festivales acaban a la 1.

Te ofrecen Uber, pero como todo el mundo empieza a pedir uber se pasma la aplicación y no llegan para nadie. Si lo Logras el uber te cobra tarifa dinámica porque todo el mundo está pidiendo uber.

Los taxis no son una opción porque a donde vayas te cobran $400 pesos (y se quejan que Uber les arruina el negocio)

Al día siguiente fue una nueva odisea. Como llovió ya no vi a  Kasabian. Llegar al escenario de Foster the  People fue toda una odisea, estaba lejos el escenario y la alfombra que ponen para proteger el pasto se movió y se llenó de lodo y te tragaba los pies. Había que colgarse de los arboles para llegar a los escenarios. De plano vimos a Foster The People, me olvidé de Damon Albarn y me quedé esperando que empezara Beck <3 y lo vi y canté todas y se me olvidó el lodo y la posible incapacidad de salir sin esfuerzo.

Y se acabó y nos fuimos, no tenía la menor intención de ver a Kings of Lion, los camiones del gobierno todavía no iban a arrancar. Al menos ya no llovía.

Me fui del Corona Capital jurando que nunca volvería… pero… volví.

El lunes siguiente tenía gripa y cansancio, entonces después del festival me quedó tomar paracetamol una semana.

Al año siguiente movieron el Corona Capital para noviembre, ahora la Formula Uno regresaba a México y necesitaban esa pista en perfectas condiciones. Todo parecía indicar que ya no llovería en este festival.

jime



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *