Llegar a Narita





Después de años de pegar imagenes de Japón en un papel cascarón, para inspirarme, lo conseguí, me inscribí a una beca de voluntariado y de la nada ya me había aceptado para ir a un pueblo en Kyoto a trabajar en un hostal. El viaje a Japón ya era una realidad, bueno casi, faltaba el avión, como llegar y aprenden a decir por favor y gracias en japones.

Pues bien, llegó el día de tomar el avión a Narita, pueblo cercano a Tokyo, ahi estaba yo en el mostrador de Aeromexico, sacando mi pase de abordar, los encargados preguntaron si era menor de edad, supongo que pensaron que mis padres eran unos desnaturalizados inconscientes mandando a una menor a un país tan lejos y ¡diferente! en fin, hace muuucho que dejé de ser menos de edad. Pues documenté mi caja de juguetes mexicanos, mole, palanquetas de cacahuate, barras de amaranto, productos de belleza de botella grande y una toalla.

Entré a la sala de espera, me fui para el lado contrario, luego iba bien, las tiendas duty free ya habían cerrado, eso de volar a las 11 de la noche, pues… no entiendo porque a la gente no le gusta volar de noche, digo te ahorras una noche de hotel y matas tiempo de vuelo haciendo algo que de hecho debes hacer.

Ya abordo eramos: la ventana, yo, un asiento vacío y un japones que consideró kawaii la ultima vista, de noche, de la ciudad de México, hay que admitir que si es impresionante como se ve esa enorme masa de focos y construcciones. Caí en cuenta de algo ¿y el baño? Σ(O_Oil!)

Formas de entretenerse en un vuelo de 13 horas

1. Dormirse, en este caso tomé pastillas de valeriana, antes de abordar un té de tila, creo que dormí una cinco horas

2. Ver las películas de las pantallas del asiento de enfrente. Hay una selección de series y películas sin ningún orden, lo que quiero decir es que está el episodio 3, 4 y 5 de la segunda temporada de 2 Broke girls, 7 y 8 de Arrow primera temporada. 3, 5, 7,10 Modern family, y la única serie en orden con suficientes episodios para matar el tiempo era Undatable y cuando empezaba a ponerse interesante… se acabó.

3. Jugar Minecraft en tu ipad, sí, intentar hacer una chinampa y secar toda el agua que se interponga con cubos de esponjas en tu camino consume un total de 2 horas de vuelo, hasta que empiezas a cuestionarte ¿qué estás haciendo con tu vida?

4. Llenar la forma migratoria, esta actividad consume unos veinte minutos, más que nada porque ¿qué quieren decir con declarar? osea ¿qué se declara? ¿qué no se declara? ¿el cacahuate es ilegal? ¿porqué es un vuelo proveniente de México asumen que traes drogas automáticamente?

forma migratoria

Las pantallas del avión, en modo mapa no son muy alentadoras un 90% del tiempo del viaje, al principio, porque sabes que apenas te acabas de subir, que en breve te dirán que van a despegar, luego aparecerán los cacahuates y el refresco, luego la cena, luego la turbulencia, luego apagarán todo y el avionsito en el mapa va por Tijuana. Par este punto ya pierdes la paciencia.

Seis horas después, revisar el mapa implica ver que vas sobre el Pacifico y la turbulencia aumenta y empiezas a pensar ¿en barco esto sería más cómodo? probablemente no, 13 horas contra una semana, 13 o 14 horas en ese asiento viendo como se acaban las opciones de series para ver. Al menos hay USB por si se te acaba la pila.

13 horas después llegué a Narita, campos verdes fraccionados por la ventana, sí, eso iba a ser toda una aventura.

Bajas del avión, cruzas aduana, a nadie pareció importunarlo el hecho de que llené mi forma migratoria con pluma morada en lugar de negra o azul como indicaba, me preguntaron a que iba  a Japón, me alegró no verme otaku (No debe haber nada más patético que las autoridades migratorias asuman que vienes en peregrinación por las caricaturas al verte los pelos morados y la sudadera de Inuyasha) les dije que a un campamento de verano en Kyoto, ósea iba a kyoto, era campamento, de trabajo, en el verano. No dije mentiras, aunque el agente de aduanas seguro visualizó algo estilo Juego de Gemelas, versión japonesa, supongo.

Al salir de aduana y entrar al país el calor de 35° te golpea. Es tiempo de canjear los dolares por  ¥ s y conseguir el Japan rail pass y pensar ¿que harás de ahora en adelante en un país donde un 10% de la población habla inglés?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *