Para no perder la costumbre, hablemos de otro k drama, Lets eat 1. Una telenovela donde lo más importante es la comida y con quien compartirla, el drama, queda en un segundo plano, aquí todos comen.

Lets eat nos presenta a Soo-kyung, una mujer divorciada que ama la comida, con el pequeño detalle de que como está sola no no puede ir a lugares públicos a comer. Sus vecinos: Dae-young un vendedor de seguros mitómano que conoce los mejores lugares para comer y Jin-yi , una estudiante de diseño de modas que quedó en la ruina cuando metieron a la cárcel a su papá.

Los tres vivirán aventuras culinarias con la cocina tradicional coreana, acompañados de Kimchi, un día vi un bibimbap.

Un día de esos que me gusta ponerme a ver programas de Al Jazeera, vi uno de 101 east que hablaba de los intentos del ministerio de turismo de Corea del Sur para atraer turistas por medio de la comida del país, de la misma manera que lo hicieron con el k pop. Mencionaban esta serie como parte de esa estrategia.

La serie es entretenida, la verdad es que se la pasan comiendo todo el tiempo, pero tienen más vida  y hay situaciones cómicas entre cada nueva comida. La serie dedica mucho tiempo a mostrarlos comiendo también.

Personalmente, no se me antoja mucho la comida, se ve roja y como que pica, quizá los noodles, creo que no soy un target para el ministerio de turismo de ese país… aunque me gustaría visitar el país, no por la comida (como me pasaba con Japón).

La novela costa de 16 episodios de 45 minutos, llenos de comida, un poco de drama y varias situaciones cómicas, nuevamente me topo con propaganda de este país asiático, gracias a Netflix.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.