La Tía Julia y el escribidor





La tía Julia y el escribidor, es una novel autobiografica del escritor peruano Mario Vargas Llosa, sus años de universidad en Perú, en los años 50s, durante el ochenio de Odría, cuando conoció a su tía Julia y todo lo que conellevó después y el toparse en la vida con Pedro Camacho, un escritor de radionovelas.

Justo el sábado terminé esta novela, la verdad es que no podía dejar de leerla, es una historia muy sencilla, anecdotica, lo que en la tele llaman Slices of Life pero te atrapa.

Veamos, la novela tiene una estructura lineal de narración, con otras historias sin nada que ver con lo que el autor nos estaba contando.

La novela tiene un inicio directo, la tía Julia, una mujer boliviana, se mudó con los tios de Mario Vargas Llosa porque se acababa de divorciar. Llegó al Perú con la intención de conseguirse un nuevo marido. De entrada, su tía politica le cayó mal, contaba chistes muy locales y no parecía que fuera a llegar a nada con ella.

Días después, uno de los dueños de la radiodifusora donde trabajaba haciendo flashes informativos, le comentó que iban a contratar a un escritor de radio teatros boliviano, Pedro Camacho. Al parecer el señor Camacho era una súper estrella en su país, pero mal pagado.

En resumen, la novela nos plantea como a los 18 años decidió casarse con su tía, la odisea que implicó todo el asunto y la famosa anecdota de cuando tuvo siente trabajos para poder ser escritor.

Lo diferente de esta novela es que para hacerte sentir parte de ese momento el lector puede leer los radioteatros de Pedro Camacho. Supongo que porque en esa época todo el mundo estaba pegado a escuchar las increibles historias que grababa Camacho en el radio y el autor nos hace participes de las Slices of life.

La novela se vuelve interesante por las anecdotas que presenta, el contexto de los 50´s. Como le tocó madurar a los 18 años y como estaba por decidir su vida, si volverse escritor o que porque no tenía ninguna intención de ser abogado. Como que conocer a Pedro Camacho acabó de aclararle el panorama.

Es también una estampa de la familia latinoamericana, todos unidos, todos chismosos y secreteandose, y toda esa doble moral que todavía existe por lo visto en América Latina.

El lenguaje de la novela es muy fácil, no es como que quisiera decirte algo rimbombanteo conceptos complicados. Es una historia muy simple. Un chico, conoce a una chica y lo que siguió.

Es una novela entretenida, no es tan larga y de verdad ayuda a pasar el transporte público con paz y tranquilidad, es tan amena que lamentas llegar a tu parada.

Jime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *