In the future, everyone will be famous for 15 minutes – Andy Warhol   (si no preguntele a #Ladywoo)

Internet nos la da la facilidad de tener presencia donde quieras, porque todo parece indicar que hay pocas restricciones. Así es como existe este blog y todo tipo de sitios en la web. Cada quien puede ser lo que quiera en linea. El problema es cuando lo que hacemos en linea tiene consecuencias en la realidad.

Los blogs existen desde 2002, creo, se llenaron de gente y luego pasaron al olvido, aún así, hubo quien lo supo explotar y creó una marca con sus contenidos. Este fenómeno fue más evidente con la aparición de Youtube, en 2006.  No faltó quien le encontró el potencial para promover “su arte”.   Yo noté la existencia de los Youtubers en 2008/2009. Veía sketches, consejos de belleza y maquillaje, cosas así. Se notaba como la producción iba aumentando, ya conseguían micrófonos, cámaras de mejor calidad. Cuando me aburrieron los dejé de ver y fin de la historia. Me limité a consumir otros contenidos.

De un tiempo para acá, he notado que existen demasiados influensers. Básicamente gente famosa en redes sociales, youtube  y alguno que otro blog, que pueden comprobar que su mensaje (en caso de que tengan), llega  suficiente publico. ¿Qué hacer con estas armadas de fans? en el mejor de los casos venderles cosas. Totalmente comprobado. No creo que este mal, cada quien y si es la manera de conseguir ingresos por su trabajo,  no lo veo mal. El problema es cuando esos ejércitos de fans se usan para el mal.

El mal es subjetivo…

¿A que me refiero por el mal?  seamos honestos, muchos de los influensers en este mundo son gente que se grababa haciéndose el simpático con la webcam de la computadora y luego les llegaron los dólares. Algunos no son muy diferentes de La Mars.  Así es como empiezan problemas como los mensajes de odio de Pewdiepie, que no sólo le cuestan dinero a la plataforma, hay gente que lo toma como verdad y va y cumple.

Uno de los problemas que no se están dimensionando es la audiencia. Las personas que nacieron a partir del 2000 no ven televisión. La gente de youtube e Instagram son su modelo a seguir. La verdad es que los papás no los van a supervisar, ya nadie tiene tiempo para hacerlo.

Las recientes polemicas que me he topado en internet me hacen pensar que hay mucha gente inapropiada en la red con poder sobre los llamados niños rata

Niños rata: Niño entre 11 y 15 años, fanático y algo tóxico, usualmente ven y suben gameplays y son los que llenan los eventos públicos de los youtubers.

A mi me parece aterrador el poder que ejercen sobre sus audiencias, se presta hasta la comisión de delitos, como acosar gente en otros países, está el caso del Youtuber Venezolano Dross Rotzank que mandó a su audiencia a molestar al dueño del canal Marginal media. ¿Porqué empezó la disputa? porque Marginal Media evaluó diferentes canales populares y a Dross no le gustó lo que dijo… ese caso terminó en denuncias penales, porque los fans de Dross llamaron a casa de Marginal Media para amenazarlo de muerte…

No está mal que hagan contenidos simpáticos para este sector de la población, el problema es que estos niños se toman a pecho estas cosas y si tu influenser favorito te manda a reportar el canal de alguien que lo atacó lo harán ciegamente, en el mejor de los casos.

Otra situación que se ha dado y seguramente abre debates es el poder que puede ejercer el personaje sobre fans en especifico con los que interactuan. Ahora el de moda es el usuario  español Dalas Review, pidió a una fan en Argentina nudes, y al parecer se las envió.  Eso es delito, independientemente de que la chica sea una Lolita en potencia.

El rango de edad de los niños rata es complicado, son altamente influenciables, no sólo a comprar lo que sea, también a cometer delitos sin siquiera saberlo, porque piensas “fue en linea use ventana de incognito ¿quien me va cachar?” “todo el mundo lo hace”.

Personalmente opino que los influenser y figuras publicas deben tener en consideración que son ejemplos a seguir para mucha gente y no pueden andar por la vida haciendo berrinches, movilizando gente o pidiendo nudes, porque sus usuarios son menores de edad y si es delito en casi todo el mundo, es corrupción de menores, cuando menos.

Creo que los influensers, muchos a los que les cayó la fama de la nada y que hacen casi cualquier cosa para conservarla, deberian estudiar tantito no sólo la normativa de youtube, si no las leyes locales, porque así como sito estos ejemplos podría dar más de delitos ciberneticos cometidos con menores.  Las partners deben cuidar con quien están firmando contrato antes de dar microfono y recursos ilimitados a cualquier tipo. Internet puede ser un lugar muy productivo, y a la vez un mundo tóxico.

Creo que aunque se escuden en que todo es entretenimiento y nada es real, para alguien en otro lado si es real y quiza lo único que tenga.  Sé que hay unos que no tienen preparación de ningún tipo en absoluto y se les nota hasta por como se expresan, pero creo que son más peligrosos los que saben que lo que hacen está mal y no les importa, que otro y sus fans incluidos salgan perjudicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.