La megalopolis y el metro

En la mañana me pasé la estación del metro que me tocaba, años que no me pasaba eso.  Supongo que era tiempo de analizar la situación del transporte público en la ciudad.

En la mañana, mientras comía mi desayuno, me puse a ver las noticias, como todos días. Como la Ciudad de México sufrió una crisis de muy mala calidad del aire y contingencia el gobierno de la ciudad decidió que hay que tomar cartas en el asunto y revisar el programa hoy no circula. Esta bien ¿no? Se propone homologar el hoy no circula en toda la megalópolis. Ok pero ¿qué es la megalopolis ? La megalopolis es todo lo que integra el Valle de México y sus alrededores, ósea estado de México, Puebla, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala y Queretaro. Esto porque mucha gente vive en los municipios limítrofes y trabaja o estudia en el DF.

Puebla e Hidalgo, igual y para cuando acabe de escribir esto ya se acumuló otro estado, decidieron que no homologaran el hoy no circula ya que no presentan esa clase de problemas de contaminación ambiental. Pachuca por ejemplo, me consta, tiene tanto viento que no hay forma de acumular smog.

Como me pasé la parada que me tocaba del metro, iba muy picada con mi libro. Me tuve que regresar y vaya que el otro lado era la perdición. Usualmente en las mañanas me toca el metro bien,  sentadita, sin vendedores, con flujo continuo de convoy cada dos minutos, todo es maravilloso antes del transbordo.  Ok, la otra dirección es todo lo contrario por lo que vi esta mañana. Tuve intentar regresarme por una estación donde nadie se baja y si hay un numero considerable de gente intentando subirse.

Por fin logré subirme a un vagón, me separaba de la puerta una mujer enchinándose las pestañas. Iba lleno, por una vez en la vida no me consternó, yo bajaba a la siguiente y estaba muy cerca de la puerta, volté a mi alrededor, no sé, pero la gente parecía resignada a su realidad, ir aplastándose los unos a los otros desde no sé donde y ahí no sé porque caí en cuenta lo que implica la megalopolis, la gente viene, no se queda, hace trayectos de dos o tres horas diarias de ida y de vuelta, para estar aplastados, más lo que se quedan en cuello de botella de Ecatepec, o en Santa Fe o  Zaragoza, en camiones y en autos particulares.

Vivir lejos y trabajar en el DF es una odisea, lo sé, hace muchos años viaja en las mañanas a la escuela, casi pierdo una materia de los lunes en la mañana por el embotellamiento en Ecatepec y la imposibilidad de subirme al metro en 18 de Marzo.  Hacer eso todos los días de tu vida por años…

La contaminación de esta ciudad viene de todos lados, aquí no existe la cultura del carpool, el transporte público en muchos casos es malo e insuficiente, y está el pequeño detalle de que tener coche te da estatus, allá en mi pueblo si no tienes camioneta no eres nada, pues sí, el tener coche en esta ciudad te hace sentir especial, semirico. Las horas de tráfico que se hacen en las mañanas, en general son coches conducidos por una sola persona.

¿Cómo combatir los problemas ambientales en la ciudad? La respuesta es complicada, hay formas.  Es importante reducir el número de coches, pero con el aire tan contaminado no puedes subir a toda esa gente en bicicleta, sería malo para su salud.  Más metrobuses no es la mejor opción porque sigue siendo un vehículo que emite gases. La opción podría ser tener más metros, más accesibles, no de “tengo que tomar un camión 20 minutos al metro más cercano” eso no resuelve mucho. El hoy no circula no es la única solución, aunque eso sea lo que plantea el gobierno, la gente va seguir comprando coches, con diferentes calcomanias para no quedarse estacionado.

Por otro lado, está el problema de la gente que viene de otros estados a trabajar, es muy complejo, la constitución garantiza tu derecho a tener empleo de lo que quieras, pero ¿que pasa si el estado donde vives no tiene la opción de trabajo para la que te preparaste? o simplemente no hay más, el DF es como el lugar donde hay de todo, es a donde todo el mundo migra en primer lugar para mejorar su situación. Se requiere inversión para generar empleos y que la gente ya no quiera moverse, bueno no quieren moverse, más bien preferirían tener algo más cerca de casa.

Para concluir, pienso que los problemas de contaminación vienen de situaciones de orden político que no se han resuelto en mucho tiempo, esas crisis que luego parece que no tienen nada que ver son consecuencias de programas y acciones que se firmaron pero sólo quedaron en el papel.

Jimena

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *