Kasamatsu Park





Además de recorrer el banco de arena de Amanohashidate, otra de las atracciones es el Kasamatsu park, ubicado a unas pocas cuadras del santuario Kono.  Claro, el parque esta arriba de la montaña.

Ine de Jimena Aguilar Machado en 500px.com

 

 

IMG_9631IMG_9622

Kasamatsu park es el lugar donde el turista promedio puede acceder a lo que las organizaciones de turismo japonesas llaman una de las tres vistas imperdibles de Japón. ¿Porqué? porque de ahí se puede ver el puente verde al cielo. Al llegar a la taquilla, el  visitante promedio tiene la opción de decidir si solamente sube al mirador o también  al templo en la cima de la montaña. Además puede llegar en teleférico o en telesila. Ya arriba te recibe es la mascota del parque, no tengo idea de como se llama, no sé leer kanji, y a estas alturas de mi vida dudo mucho que aprenda pronto. Estás mascotas japonesas me hacen plantearme muchos porqués ¿porqué son niños cabeza de algo? en Ine, era un niño barco, aquí un niño cabeza de piña de árbol y un niño arriba de un “Cable car”. Bueno, volviendo al mirador, este es el lugar preciso donde los turistas pueden ver el banco de arena. En este punto es tradición mirar el puente de cabeza, así se aprecia “el puente al cielo”.  La gente se forma para subirse a la plancha de cemento y observar el puente. En el mirador hay una tienda de souvenirs , un restaurante y un expendió de helados.  La gente en general se queda en el mirador, come algo, se toma su foto tradicional y regresa en la telesilla. En sí, es un lugar muy amigable para la gente en silla de ruedas.  Aunque si consideras que tienes condición física, está la opción de  ir al verdadero lugar donde se ve el puente, está como a 10 metros más de altura desde este mirador y puedes acceder por medio de unas escaleras de piedra. Ahí la plancha de cemento no tiene barandal, Si se siente la altura. Ya arriba, el turista que subió se encuentra con que puedes ahorrarte el camionsito al templo e ir a pie, al fin que son como 10 kilómetros hacia arriba de la montaña.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *