Spread the love




Estaba pensando en cuantos Halloweens me han tocado, muchos, con todo y su respectivo especial de la serie que esté viendo en ese momento. No sé, conforme pasa el tiempo es algo en lo que no reflexiono mucho, pero cuando vas caminando por la calle y vez la invasión de decoraciones,  te recuerda que ya es otoño y que ya van a pedirte dulces.

Cuando era chica, iba en una escuela bicultural, la otra cultura además de la mexicana era la estadounidense, entonces nos disfrazamos y en Thanksgiving hacíamos pavos y no íbamos el Black friday a la escuela.  Halloween no era particularmente una de mis festividades favoritas, me gustan los chocolates, y de esos nunca dan buenos. Además, supongo que es importante recordar que en mi época no llegaban todos los dulces que hay ahora, no es lo mismo que ten un vaquita a que te den un babyruth. Otro pequeño detalle es que la casa de mis papás no era en un fraccionamiento, literal son cinco casas dejadas a la suerte de Dios en una calle llena de trailers. Entonces una o dos casas te darían algo.  Entonces llegó un punto en el que Halloween se convirtió en esa festividad por la que me daban dulces y salía temprano de la escuela. Siempre me disfrazaba de bruja, curioso…

Para mí esta temporada es de dulce de calabaza y repeticiones de la casita del horror de los Simpson. El año pasado, todo el mundo se volvió Coco, como que a todo el mundo se le olvidó lo de Halloween, lo cual fue raro. Todo el mundo quería poner su altar de muertos.

Este año, caminando por la calle, me di cuenta de algo que quizá ya pasaba, pero no lo había notado, aquí al menos Halloween y dia de muertos convergen de la mejor manera. Nos gustan las calaveras, el dulce de calabaza y pedir calaverita , disfraces de moda y las velas para lo que sea. No sé si es la cultura pop, la cercanía geográfica o que demonios, pero creo que ambas tradiciones, al menos aquí se complementan. No parece que haya nada de malo en que se celebre a los familiares que ya se nos adelantaron, mientras nos disfrazamos de los monstruos de temporada para pedir dulces o ir de fiesta. Hoy llego una niña que tiene una muñeca catrina disfrazada de “asesino cereal” (traía muchas cajas de cereal masacradas con cuchillos desechables) a pedir su trato to truco, dudo que fuera a llenar mi escritorio de papel de baño y seguro va ver Coco al rato.

Aquí el 2 de noviembre es importante, es el día de  todos los fieles difuntos, es feriado nacional, eso debe dar una idea de la magnitud de las fechas. Esto pasaba antes de Coco, en la escuela hacíamos un gran altar, con arcos de cempasúchil, los de secundaria se iban a la huasteca hidalguense a ver la celebración de Xantolo (yo no fui, decidí descansar mi puente viendo especiales de series de Halloween)

Creo que lo que quiero expresar es que no hay nada de malo en adoptar otras tradiciones, siempre que no dañes a nadie más.  Aquí el culto de celebrar y recordar a los muertos viene de antes de la conquista de los españoles, y nunca hubo quema de brujas, incluso la inquisición fue como la burocracia actual, nunca pasó nada, quizá hubo dos juicios y fue mucho, no se quemaron bruja, punto.

Entonces, hoy mejor Happy Halloween y el poco espíritu festivo que te queda de joven adulto millenial, bueno, al menos puedes decir que te queda un poquito, como para repartir dulces a los niños que se te atraviesan, al fin que aquí los locos que meten navajas en los dulces no existen, aquí el peligro son las narco peleas, pero eso es otra historia.

One Reply to “Happy Halloween!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.