Grace & Frankie





Como ya se estrenó la tercera temporada de Grace & Frankie y ya me puse a verla, decidí dedicarle su espacio esta semana. La historia de absurda de la jubilación. Cuando tenga 70 años espero ser como Frankie.

Grace & Frankie son el ejemplo de perfecto de cuando la adversidad une a las personas. Las dos señoras son completamente diferentes, una es la dueña retirada de una empresa de cosméticos, esa es Grace, que además en Jane Fonda y Frankie es una maestra de arte hippie, interpretada por Lily Tomlin.

La razón por la que ambas se conocen  es que sus maridos son socios en un despacho de abogados desde hace años.  Incluso son tan unidos que compraron una casa de playa juntos.

Un buen día sus esposos deciden informarles que como el matrimonio igualitario ya es legal en California, Robert (el esposo de Grace) y Sol (el esposo de Frankie)  se van a casar, por que han estado teniendo un romance los últimos cuarenta años.

Las dos básicamente se van a vivir a la casa de playa a darse apoyo moral porque son las únicas que conocen que les está pasando lo mismo.  Aunque al principio no se querían mucho, las dos se necesitan y el vinculo crece conforme avanzan las temporadas.

La serie es un comedia. Ósea si es un drama nada agradable eso de saber que sus esposos son gay y actuaron por muchos años mientras las engañaban, pero las situaciones que siguen después del divorcio son cómicas.

La serie ahorita es de tres temporadas con episodios de media hora. Es una serie original de Netflix. No sé, por como se narra el tema no parece algo que llame la atención a la gente de mi edad, pero tiene algo que la vuelve atrayente una vez que terminas de ver el primer capitulo. Si la ven a pues ya me contarán. Ah si, si son fans de la Ley y el orden, quizá resulte un poco extraño ver a McCoy planeando una boda.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *