Exceso de reggaeton





Abrí mi spotify como todas las mañanas cuando enciendo la computadora. Últimamente me la paso oyendo a Pavement, me llegan sus letras supongo, en fin, no sé porque spotify empezó a sugerirme playlists con nombres “Por siempre Reggaeton” “Verano reggaeton” “Lo mejor del regaeton 2017” fue tan perturbador que revisé mis daly mix a ver si no se había colado algo así.

Estoy empezando a detectar que hay un exceso en la oferta de regaeton en esta vida. No es algo que me encante, y no es que tenga algo en contra de la música en español o que sea purista del rock, es simplemente que la oferta ya es absurda.

Un día escuché en un programa de radio que este género musical le está salvando la carrera a artistas como Enrique Iglesias y Luis Fonsi, que la década pasada fueron pop y medio les iba y ahora se diversificaron algo “topicalon” y luego Reaggeton, para seguir sonando en la radio. Es tan absurdo que “Despacito” tenga versión con Justin Bieber porque es negocio, aunque él wey no sepa que está recitando.

Odio el reggaeton, casi desde sus inicios. Creo que la primera vez que lo escuché en la radio era La Gasolina de Daddy Yankei, estábamos en la frontera en el puente fronterizo 1 de Nuevo Laredo. El mood era extraño, no pasó mucho antes de que le cambiamos de estación. Fue inútil, ese verano estaba de moda, y aún no parece que pase la euforia.

Conforme pasó el tiempo, el reggaeton se popularizó y mientras eso ocurría derivó en tres subgeneros que me acabo de inventar para clarificarlo:

  1. Festivo :  ¿qué digo con esto? regaeton de fiesta, sonido para bailar, donde se insinúa posibles vejaciones hacia la  figura femenina seleccionada por el “interprete”. En algún momento el autor se pone seudoromántico y se inventa metáforas que siguen siendo sexistas. Éste género he notado es particularmente popular en niñas de secundarias, lo que me resulta perturbador, porque si se toman muy enserio las letras pasan cosas como el caso de las 42 alumnas del conalep  de Ecatepec. (sospecho que ya se imaginan que pasó sin dar click a la nota de Proceso)
  2. Regaeton hardcore: Este género descubrí que existe cortesía un niño de secundaria (lo cual es alarmante) básicamente se define con letras que tienen nulo respeto por la figura femenina, abiertamente anuncian vejaciones hacia su objeto de deseo y ¡para colmo! de verdad es lo peor el mismo beat repetitivo. No es que sea feminazi y que saque mi bandera de los hombres son malo porque producen este regaeton, es que escuchando esas letras sin pelarlas mucho resultan ofensivas en todos los sentidos.
  3. Reageton pop: Este es el género de regaeton que se popularizó más y suena en la radio, básicamente, todo artista pop que necesitaba reinventarse lo interpreta, a veces en dueto con Pitbul otras solo con un beat constante que no cambia, a veces se llama despacito, a veces súbeme a la radio.  Sale abiertamente en la radio pop y todos los antros de moda las tienen junto con RBD. Creo que el Presidente de Cantabria Miguel Angel Revilla explica con las palabras más acertadas esta categoría.

Ok  ya explicado este asunto, me resulta preocupante que mi spotify me quiera ofrecer este genero de música, si este ultimo mes me he dedicado a Pavement y Weezer y no Weezer Island on the sun, es más un Weezer Pinkertone. Es alarmante que el servicio de streaming que suele atinarle a lo que me gusta escuchar me ofrezca “Regaeton por siempre” nada más por mi ubicación geográfica, que cuando quiero actualizarme con la música actual en español sean gente fingiendo acento del caribe mal y doble sentido pobremente utilizado.

Las redes sociales estallaron cuando salió este Tweet:

 

Porque provocó de todo. Porque cuando escuchas la única que ubico de Maluma, felices los 4, no sé como se llame, sólo sé el coro, en fin si haces el análisis del discurso de la canción, pues no es muy compleja, no es una Bohemian Rapsody o una Stairway to Heaven y para no ser malinchista No es un Heavy Metro de la Botellita de Jerez. Supongo que los que si han leído a Camus se indignaron mucho (yo no leí a Camus en la escuela, elegí el libro de Proust, entonces no me puedo ofender como el resto de la población intelectual, seudointelectual y bloggers opinadores como yo)

Comentarios relacionados con la construcción de las letras, el sexismo dentro de sus canciones, o simplemente que sea reggetonero no se hicieron esperar. Y algo curioso ocurrió, google registró un aumento desmedido en la búsqueda de “Albert Camus”. Lo que te deja pensando ¿qué tanta influencia tiene este tipo música en la sociedad? porque el escándalo se hizo grande por las criticas que recibió, porque dudo mucho que los fans de Maluma o este genero sigan la cuenta de literatura INBA,  aunque suene horrible de mi parte, esa cuenta la siguen escritores, gente que quiere una beca y esta esperando convocatorias y periodistas de la fuente. Llamó la atención porque alguien se indignó lo suficiente como para ser cubierto por medios y opinado en programas de espectáculos.  Y aquí en este pequeño experimento de redes sociales, música y cultura aprendimos que tan extendido está este genero de música y que nunca lo detendrán por lo visto, y cuando pase de moda, probablemente sea a una evolución del regaetton hardcore, no soy muy optimista al respecto.

Hay algo que no comprendo si vivimos en la era de lo políticamente correcto ¿porque se permite y se festeja el reggaeton?

Mi conclusión: mmmm Me gusta The who esa es mi aportación a la sociedad , por lo visto.

(Ahora haters, déjense venir)

Nota: Maluma declaró que empezó a leer a Camus después de la foto…

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *