En ese pueblo no había gran cosa que hacer o Los adioses




Hola gente del internet, hoy hablaremos de Los adioses, de Juan Carlos Onetti, una novela corta situada en por lo que entendí un pueblo perdido.

La historia está narrada por el dueño y único empleado de una tienda /almacen/ oficina de correos en un pueblo que suena remoto. La particularidad de este pueblo es que es un lugar donde los enfermos van a reposar o morirse , incluso el único hotel que hay tiene un enfermero dispuesto para ayudar al doctor.

Un día llegó un hombre, suena misterioso porque no pela nadie ni tiene intenciones de interactuar con persona alguna que no sea el Dr. Gunz y creo que ya.

Siempre pasaba con el dueño del almacén a recibir dos cartas, una con letra azul y una de máquina de escribir…entonces todo es misterioso alrededor del hombre de las cartas.

La historia se va hilando a modo de chisme, el narrador solamente sabe lo que ve, que el hombre va por sus cartas, cuando recibe visitas no hay cartas. El enfermero y la mucama del hotel le completan la información de lo que ven en la posada, lo que compra o come y lo que no, seguido por el diagnostico del médico.

Para cuando aparecen visitas, se arma el revuelo dentro del hotel, y el chisme.

En conclusión, es una novela complicada, digo yo la veo de esa manera porque hubo momentos en que tuve que regresarme, digamos que no ayuda mucho que nadie tenga nombres, es como si el lector que anda de chismoso también nada más conociera de vista a todo el mundo.

No creo que sea una novela apta para todo público, no porque tenga escenas “para adolescentes y adultos”, es más el hecho de que si no te concentras se te irá el avión, porque parece que no pasa nada pero va pasando, como que deja unos sentimientos raros, como de la vida sigue y seguirá independientemente de lo hagas o no.

Pues si lo leen ya me dirá aquí abajo que tal.

Jime-300x90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *