Esta semana hablaremos de un libro de William Faulkner, El Ruido y la furia,  según los estudiosos de la materia, responsable de que exista el realismo mágico latinoamericano.

Primero que nada, tengo que admitir que este ha sido el libro más complicado al que me he enfrentado , hasta ahora, y yo que decía eso de Grandes Esperanzas de Charles Dickens. No, aquí el grado de complejidad radica en la forma en la que Faulkner dio vida a los hermanos Compson.

La historia tiene lugar en lo que se conoce como el deep south de Estados Unidos. La familia Compson solia ser importante y el libro retrata en cuatro días el auge y caída de la familia.  El primer día está narrado desde el punto de vista, Benji, el hermano menor, quien en ese momento tiene 33 años. No se especifica realmente que tiene, puede ser autista o tener algún grado de retraso mental.  Los espacios temporales se pierden, pasan por su infancia, y adolescencia. Es más una sección sensorial, con recuerdos mezclados.

El día dos, es desde el punto de vista de Quentin, el hermano mayor. Según los especialistas del tema, es en esta sección donde se puede ver lo que significa la narrativa Falkneriana. Los pensamientos de Quentin, quien estudia en Harvard, está enamorado de su hermana Caddie y quiere escapar de todo. El capitulo empieza con el en Harvard, recordando los últimos acontecimientos, la próxima boda de su hermana y sus sentimientos como de culpa y la vez no. La narración va acomodándose acorde a los pensamientos que se van complicando de Quentin hasta que llega su final.

La tercera parte, desde el punto de vista de Jason, es mejor, nos deja ver al único Compson “normal” es práctico, amargado y avaro. Pero cuerdo.

Básicamente cuando pasas el capitulo de Quentin el asunto se vuelve más normal. Hasta agradable a la lectura. Terminas compadeciéndote de los cuatro hermanos Compson, nunca tuvieron una oportunidad.

La verdad no sé si el libro me gustó, fue diferente, no es una historia precisamente alentadora, pero sí, creo que de ahí salió cien años de soledad.

No lo recomiendo para todo el mundo, y peor si no te concentras fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.