El fin de las Vacaciones

¿Qué me quedó de las vacaciones? un estado raro en el que el tiempo parece que no está pasando, pero cuando se acaban el tiempo se empieza a materializar.

Éstas fueron buenas vacaciones. Recuerdo que las dos semanas previas a que llegaran me levantaba con más trabajo del habitual, lo primero que pasaba por mi cabeza era “Cuando salga de vacaciones me voy a despertar como a las nueve y todavía va ser temprano.” Medio hice eso… no me quejo, si descansé.

Hay tres etapas vacacionales:

1.-Pre vacaciones: La semana antes de salir de vacaciones. Este momento es complicado, usualmente es una semana antes de que lleguen las vacaciones en cuestión. Es cuando más trabajo cuesta levantarse en las mañanas. Además es cuando tienes que dejar trabajo listo para irte a gusto.  Pero como estás con la expectativa de que ya te vas a desaparecer una semana, no te concentras del todo. Pero hay que sacar las cosas.

En mi oficina era peor porque por las fechas literalmente no había nada que hacer y la mitad del personal de la institución se fue y probablemente volvería hasta enero o febrero. Los pasillos eran fríos, literalmente sentías corrientes de aire, no pasaba nadie en horas.

2.-Las vacaciones: Pues es tiempo libre de duración variable. Ahi te organzasas como quieres y haces lo que quires o puedes o lo que te de el tiempo para hacer.

3.- El día antes de que se acabe todo: Este es el momento que además llega de golpe, cuando ya perdiste toda la dimención de espacio y tiempo, de la nada se acabó, todo debe volver a la normalidad, hasta sientes que te robaron días. No consideras que has hecho lo que tenías planeado y todo el tiempo llega de golpe. Hasta empiezas a lamentarte que pasaste mucho tiempo en pijama con tu cobijita (bueno eso hice yo un 30% del tiempo).

4.- El día que regresas: Primero te resignas a que todo acabó, luego vuelves a la normalidad de todo. Cuentas lo que hiciste en tus vacaciones y cuentas las semanas a la próxima.

Yo fui de visita a la nueva casa de mis papás. Dice mi papá que están en el semi retiro, entonces viven afuera de la ciudad literalmente. Es como irse a otro lugar de vacaciones, porque la nueva casa es pequeña y mi mamá la decoró como gris de pinterest  y mandó a hacer casi todo. La barra de su cocina es perfecta. El internet sólo agarra en la sala y te puedes quedar ahi con una cobija en los sillones.

Te levantas por la mañana en lo que podría ser una cabin en la montaña y en la mañana sales a una vista impresionante de los cerros. Hace un poco más de frío que en la ciudad pero es agradable. Así claro que se te va el tiempo. Era como si diario fuera sábado.

 

 

Otra vista desde Pachuquilla #Pachuquilla #hidalgo #homeawayfromhome #landscape #paisaje

Una foto publicada por Jimena (@jimena_battousai) el

Es como un patrón esto de vacacionar. Empieza deseando tener vacaciones, llegan las vacaciones, no saber que hacer con ellas, se acaban y siempre estás esperando las próximas.

Las próximas vacaciones, no dedicaré un 20% de mi tiempo a ver noticias, es deprimente.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *