Dr. Strange




Este año había tres películas que debía ver: Deadpool  (febrero) X-Men Apocalipsis (mayo) Dr. Strange (octubre-noviembre) ¡Lo logre! esta es mi opinión de la última.

Ok, el thriller se veía épico… la película no me decepcionó para nada. ESte largometraje de Marvel une los mundos de los Avengers que conocemos y se andaban medio matando en civil war con los Guardianes de la Galaxia (mi ilusión cinematográfica del año que entra).

El Dr. Stephen Strange, un importante neurocirujano, sale volando del camino por ir muy rápido en curva y viendo tomografías en su celular, los paramédicos tardan mucho en encontrarlo y termina con daño nervioso en ambas manos. Todo parece indicar que esa carrera brillante (tenía el departamento de mis sueños, claro que a estas alturas cualquier lugar donde no esté mi roomie es el paraíso) se acabó.

En su búsqueda por solucionar problema termina en Nepal, en un lugar llamado Kamar-Taj, que él asumió era un centro de investigación donde trataban de regeneración celular, pero resultó algo mucho más interesante.

Aquí es donde se convirtió en el Hechicero Supremo.

Veamos, la película está padre, como todas las películas de súperheroes, su función es entretener , recuperar y duplicar su inversión en taquilla y dar cabida a un par más que sean igual de lucrativas. Es una buena película introductoria, además el medio final Marvel (hay dos, no se vayan a salir del cine) da a entender que de ahora en adelante veremos más de Benedict Cuberbatch con capa, de aquí a Infinity Wars .

El villano podría ser cualquier tipin líder de una secta, pero con magia y súper poderes, como en todas primeras películas. Supongo que es para que esperes con ansias a mas grandes villanos en el futuro.

Ok, espero esto no haya sido un gran spoiler. Fin.

jime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *