Curar las quemadas por el sol





Después de una buena asoleada, en cuanto te empiezas a poner rojo ya sabes que tienes problemas ¿qué hacer? seguro va doler.

Processed with VSCO with a5 preset

A veces es imposible salvarse de la quemada, el bloqueador no fue suficiente, pero no todo está perdido, podemos minimizar el daño.

Agua termal

Processed with VSCO with hb2 preset

El agua termal representa un gran alivio después de la quemada, es fresca, sale en spray y reduce el enrojecimiento.  Lo ideal es echarse agua termal mientras te estas asoleando, en el momento en que empiezas a ver que ya te pusiste rojo, aplicarla.

Hay presentación grande y de bolsillo y en verdad de siente un alivio fresco cuando la rocias sobre ti.

Hidratación

Processed with VSCO with hb2 preset

Ya quemado, es muy importante hidratar la piel, para que se vuelva más elástica y se pueda curar rápido. Yo descubrí que la mejor forma de hidratarla post quemada es con crema excesivamente grasosa, es como entre más grasosa mejor, no va calmar el dolor luego luego pero ayudará a que en cuanto se despelleje sea menos traumante y el proceso de cambio de piel sea más rápido. El chiste es estarse untando crema todo el tiempo y más cuando sientas que la piel se jala, ahí es cuando te está exigiendo hidratación.

 

Aloe vera

Processed with VSCO with hb2 preset

El aloe vera es una de esas plantas casi mágicas con propiedades curativas y la mejor de todas es que ayuda a curar quemadas.  Al ponerse una pomada o la pulpa de la planta directamente se siente el alivio, es fresca y a su vez hidrata. El aloe vera es de esas cosas indispensables que debes llevar si vas a la playa o a caminar por la montaña, porque si no, va doler mucho.

Personalmente, siempre llevo una mascarilla de aloe vera por si me quemo la cara, es lo más concentrada que voy a conseguir sin andar cargando con la planta completa.

Bueno, pues eso es todo por hoy en el tema de las quemadas, si tienen más remedios para sufrir menos en las quemadas aquí compartanlos, se los agradecería mucho, a nadie le gusta quemarse.

Jime

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *