Cuello blanco, cuando la ficción salio de un noticiero




Esta semana hablaremos de una novela policíaca contemporánea, tanto que es gracioso lo actual de las situaciones retratadas. El lenguaje actual, y que no suena tan descabellado del todo la historia.

Un día fui a la librería de costumbre. No tenía planeado comprar ningún libro, de hecho iba  acompañando a alguien que si iba a comprar. Salió de la nada en los estantes, leí la parte de atrás y lo llevé.

Ya cuando lo acabé me di cuenta que era parte de una serie de libros. Ahora quiero leer el siguiente y los previos. Aunque de entrada leerlo así sin más no estuvo tan raro, ósea no es Harry Potter, que si no leíste la Piedra Filosofal no entenderás el universo de la magia.

Lizzy Zubiaga es una narcotraficante adolescente, ok, ya es una señora, pero como siempre tuvo dinero y poder al parecer puede comportarse como se le de la gana. Ahora el giro que intentará será lavar dinero, porque YOLO.

Por otro lado, la ex policía y nueva millonaria Andrea Migajos la busca. Por culpa de Lizzy perdió a alguien que quería (ok, aquí si hace falta contexto).

Andrea por lo visto no salve hacer otra cosa que ser policía entonces decide abrir una agencia de detectives, al fin que tiene el know how, los conectes y le acaba de caer un caso de un ilustrador de comics. Ahí es donde ambas investigaciones llevarán a algo interesante.

Ok, la novela es de lectura fluida, ya mencioné que no sabía que había un antes y un después que en breve iré a buscarlos, pero los personajes te dicen todo lo que necesitas, con sus acciones más que nada. Está situada en la Ciudad de México, en lugares donde por lo visto cualquier chilango se ha parado, creo que hasta he comido en el restaurante donde se reúnen este par de policías.

La novela da la impresión de ser un cómic, en mi caso al menos , puedo visualizar los cuadro, la acción, las escenas, ese capitulo donde todo el mundo habla por teléfono, fue muchas viñetas en mi mente.

Ste texto retrata un poco la actual guerra contra el narco en México, la corrupción endémica en las instituciones, como tenemos a la DEA bien metida aquí (suerte Trump, suerte con eso). Cualquiera que vea tantitas noticias le parecerá gracioso la manera en la que se maneja esta trama.

La novela fue escrita por el novelista gráfico y no gráfico (lo saqué de su twitter) Bernardo Fernández, AKA BEF, lo cual me explicó porque lo sentía comic a veces.

La recomiendo ampliamente, me sacó tantas risas en el metro, es que todo era tan actual, pero visto desde los ojos del Jarcore y Andrea era hasta sarcástico el asunto.

Pues ahí si lo leen, pueden dejar su comentario abajo, y si leen los otros antes, supongo que es mejor, yo lo haré y saldrán aquí, ya en el orden en que van. Nunca me había pasado así.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *