Es la semana de la Hot sale, todos los sitios de compra online ofresen descuento y yo de la nada me di cuenta que no hay nada que quiera comprar. Sí, no necesito nada,  hace un año me obsesioné con una cámara hibrida y en cuanto fue posible importarla la compré, y desde ese momento no he querido nada. Aún así, me puse a checar que había de promociones…

La mayor parte del tiempo no lo paso pensando en que querría compararme, ahora pienso en que lugares quiero ver o que me sería útil tener, pero no comprar y comprar. Supongo que eso es bueno para mis finanzas personales.  Pero está el factor en que se basa todo el comercio internacional… realmente no sabes que lo quieres porque no lo has visto.

Podría decirse que quizá no necesitas por poner un ejemplo cercano una bolsa clöe edición Agatha Ruiz de la Prada, ni siquiera sabías que existía hasta que entraste a ver la ofertas y ahí saltó. Además la tienda en linea tiene descuentos por cada articulo extra que añadas al carrito, eso implicaría agradar una cartera y una cosmetiquera o algo así… pero ¿Realmente quiero todo eso? Supongo que sí y no, ósea me gusta, pero no la necesito.

Bien, si no necesitas las cosas, meterse a los sitios de venta es el escaparate, lo primero que salta y quizá no te interese mucho, pero  si le ponen números rojos o una etiqueta de tiene 40% de descuentos, es dificil no querer dar click, además, todo lo que te muestra, técnicamente te interesa para algo porque se basa en tus búsquedas anteriores, por eso ahora sé que venden papel instax cuadrado con marco negro y quizá no lo quiero, ni lo necesito, pero sé que existe, porque anduve buscando cartuchos…

No está mal que existan promociones que duren una semana, pero seamos honestos, no son grandes descuentos, por ejemplo en mi caso aplica con mi banco si compro mínimo $2500, si quisiera comprar los cartuchos de la cámara o la bolsa que decía… no llego al precio, ni juntandolos. Me sentí un poco como en el buen fin. Realmente no encuentras gangas y sólo te crea necesidades que no tenías, como entrar a Bestbuy y pensar que necesitas un Chromecast o ver los modelos más nuevo de Laptops y obsesionarse con que necesitas actualizar el modelo, nada más porque brilla y es más pequeña de lo que tienes (true story)

Creo que lo importante en estos casos es diferenciar que necesitas y que no, que es una oferta de verdad. Si necesitas algo seguramente cazaras los precios previamente y si las promociones que salen son ahorros vale la pena  hacer caso.

No hay nada malo en comprar cosas, al final es lo que ha evitado que la economía global colapse, el problema es acabar con deuda de tarjeta de crédito comprando cosas innecesarias y luego lamentando que estás pagando con o sin meses in intereses.

Ahora es tiempo de que deje de ver que sale de la hot sale, dudo mucho que compre algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.