Esta semana hablaremos de Ciudades Desiertas, un libro de José Agustín que resulta que suave brisa de frescura en su literatura, porque parece que renuncia a “La Onda” y parece que ya es un adulto (¡Al fin!)

Un buen día Susana tramitó una beca para escritores y se fue a Estados Unidos, ni le avisó a su marido, Eligio. Él se quedó confuso y decidió alcanzarla porque YOLO.

El shock inicial en Estados Unidos fue grande, la ciudad era diferente, más limpia, ordenada, totalmente diferente a la Ciudad de México; creo que el sentimiento que queria describir es como carente de alma. Llegó un momento en que Eligio extrañaba al traga fuegos de algun crucero.

Eligio y Susana no estaban bien, por algo ella se fue así y él fue literalmente a arrastrarse. No ayudaba mucho a la relación el nuevo ambiente internacional, donde además salió el lado más chovinista de ambos.

Eligio recorrió ese nuevo mundo hasta el fastidio, cada vez más confuso, la comida le desagradaba, el orden del país.

Es como si el autor quisiera profundizar en la idiosincrasia mexicana vista en algo totalmente opuesto como es Estados Unidos. Además le metió el factor de los celos, de acusar a Eligio de Machista todo el tiempo, de Susana alegando para todo que es una mujer liberada feminista (aunque el autor le da un tono como de burla cada que lo argumenta)

Originalmente, José Agustín tomó la beca de Susana y esto fue lo que salió. Me gusta pensar que el fastidio de Eligio fue el que experimentó el escritor por allá.

jime

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.