Central de Pizzas





Me gusta la pizza, como al 90% de la población mundial. La buena pizza. Esa que no importan las calorías posteriores, si no el queso derritiéndose al separar las rebanas.  En Central de pizza he conseguido comerme la pizza con un erupción de queso al cortarla.

central de pizzas

Supongo que fueron mis papás los que descubrieron Central de pizzas, mi mamá siempre quiere ir a comer ahí.  Digo, tienen una pizza llamada Fugazeta que es gruesa, rellena de queso  que al cortarla sale como lava.

En circunstancias normales como la margarita, masa gruesa, tomate, queso, creo que provolone, un poco de albahaca, no necesitas más.

Hay una bebida llamada “Agua del Pantano” Limonada con yerbabuena, la cantidad adecuada de azúcar, no muy dulce, no muy desabrida, acompaña perfectamente la pizza.

En el menú no sólo hay pizza, también ensaladas, empanadas y supuestas empanadas (la empanada árabe no es una empanada, es un triangulo con carne y un limón de compañía)

Ir a central de Pizzas, cuando toca el de servicio a domicilio, implica ver al dueño argentino mentar madres en argentino. Siempre está pendiente de que te atiendan bien, no sé, recuerda a Willy Delco, el de TLC, Inspección Secreta.

En Central de Pizza me festejaron mis amigos mi cumpleaños. Comimos pizza hasta morir, casi casi cada quien pidió su propia pizza, salimos rondando, recuerdo que la nota de ese día era la muerte del hijo del Perro Aguayo, comimos pizza mientras en la pantalla repetían como las cuerdas le rompieron el cuello. A estás alturas, hay tantas anécdotas relacionadas con pizza en ese lugar.

 

IMG_20151017_153049523_HDR

Hay varias sucursales está link para que vayan a la que les quede más cerca.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *