Caminos de Michoacan

Hace muchos años, yo creo que unos siete, cuando iba empezando la carrera fuimos a Morelia, yo tenía miedito, porque solamente habían pasado meses desde los granadazos de los zetas el 15 de septiembre, en esa ciudad. Fui en semana santa del año siguiente.

Ahora que Siul decidió llevarme de paseo, fue diferente, se nota que ya agarraron a La Tuta.

IMG_2285

Llegamos a Morelia en la noche, después de tres horas en la carretera una hora de tráfico sólo para salir de la ciudad, resulta que Santa fe se satura a las tres de la tarde cualquier viernes. En fin, era noche y había mucha gente en las calles, sobretodo turistas.

Enfrente de la catedral había un campamento de papás de normalistas que arrestaron por oponerse a la evaluación. Había puestos de snacks, cosas como Hotdogs, papas, salchitacos…

Era noche, y tomamos el tour de las leyendas. Te subes a un turibus estilo el de la condesa, con un guía vestido estilo virreynal y te llevan a algunos puntos de la ciudad a contarte datos curioso de los lugares y para contar las leyendas te bajas en los lugares donde ocurrieron.

En mi caso, tocó que contaran una titulada “La mano en la reja” de una joven que no le quedó de otra que sacar la mano por la reja, de su ventana y no le fue precisamente bien, obvio no se las contaré porque si un día van, que sea sorpresa. Tiene todo lo que requiere una buena historia, por eso el guía comentó que es la más querida por los habitantes de la ciudad.  Hoy la casa donde ocurrió la leyenda, es un centro cultural de la Universidad.

La siguiente leyenda se titula “El penitente del bosque” otra que no les contaré, pero sentarse en el parque a que te cuenten la historia de Atalo, es interesante, no te esperas el final.

La última de la noche, fue la pasajera del carruaje, la narración fue en una plaza atrás de catedral. Según esto, era un cementerio y ahi tuvo lugar la leyenda.

Al final del recorrido el guía nos recomendó ir a ver encendido de catedral.

Jimena

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *