Bernal es un pequeño (mini) pueblo a los pies del la Peña de Bernal en el estado de Queretaro. Ya tiene la categoría de pueblo mágico y es aquí de donde salen los recorridos para subir la gran peña.

Bernal está ubicado en el municipio de Ezequiel Montes, donde están las vinicolas que forman parte de la ruta del vino.

Aquí en donde te pares alcanzas a ver la Peña de Bernal. Es enorme, debe serlo si desde la vinicola Freixenet se ve.

Cuando se acaba la carretera es como si el pueblo se volviera completamente peatonal. Las calles son angostas y empedradas. Todas las fachadas son naranja como buen pueblo mágico.

Bernal se puede recorrer en menos de un día. Podemos encontrar dos sucursales de un lugar llamado el negrito, especializado en gorditas. Puestos de la calle con elotes y más gorditas.

Las calles aledañas a la iglesia de San Sebastian venden artesanías de la región e incluso hay un establecimiento de quesos Vai, por si querías queso de la ruta del vino y el queso.

Esta la iglesia de San Sebastian, donde hay que decir lo primero que te brinca a la vista es la cruz atrial. Es muy grande para el pequeño atrio que tiene.  A menos que toda la plaza principal sea el atrio y no nos hayamos dado cuenta.

 

Yo quería enchiladas queretanas, entonces me dediqué a preguntar en todos los establecimientos de comida que encontramos (tres) y nos mandaron a uno llamado la terraza. Subimos unas escaleras y arriba estaba el lugar. Desde ahi se podía ver el pueblo casi completo y la Peña.

Efectivamente, todo tenia paredes naranjas.

 

 

Es curioso como el pueblo está de subida en algunos puntos, y otros son planos.

Aqui donde veas venden artesanías. productos de tejidos, alcancias de cochinito diseñadas para guardar fortunas en moneditas. Bolsas de piel, sombreros de plama que recuerdan a lo que venden en Tequisquiapan, otro lugar no muy lejos de ahí.

Hay un tranvia que ofrece servicio de toru por el pueblo, peor yo no lo vi en circulación en el centro de Bernal, quizá al rededor. También hay varios hoteles por si la ruta de queso y el vino se extendió más de lo debido.

Para llegar a Bernal, hay que llegar a Ezequiel Montes, podría decirse que está como a media hora de la vinicola Freixenet.

De la Ciudad de México está a unas dos horas y media, si no hay accidentes o tráfico en la carretera.

Pueden ir a pasear por ahí después de hacer el tour gastronómico de la zona.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.